11 razones con las que conseguirás entrenar siempre (hasta el día que te da mucha pereza)

No nos vamos a engañar, hacer ejercicio cuesta trabajo, unos días más que otros, cierto, pero todos tenemos muchas veces la tentación de dejarlo de lado y dedicarnos a otras actividades que nos supongan menos esfuerzo.

motivacion ejercicio
Gtres Online

No nos vamos a engañar, hacer ejercicio cuesta trabajo, unos días más que otros, cierto, pero todas tenemos muchas veces la tentación de dejarlo de lado y dedicarnos a otras actividades que nos supongan menos esfuerzo. Es natural, pero hay maneras de cambiar el chip.

El arma principal para conseguir buenos resultados al entrenar es la motivación: sin ella, nos estancaremos y, probablemente, tiremos la toalla. Así dicho, suena sencillo, pero conseguir motivarse no resulta tan fácil en la práctica y necesitamos reforzar esa motivación con pensamientos positivos y recurriendo a ciertos trucos.

Recuerda cómo te sientes después de haber logrado hacer los ejercicios que te has marcado, quédate con esa sensación y recréate en ella: ¿vale la pena volver a sentirla, verdad? Este es uno de los principales pensamientos que debemos tener a la hora de afrontar un entrenamiento. Otro pensamiento que suele ayudar a motivarnos y no tirar la toalla es recordar el objetivo por el que nos hemos propuesto hacer ejercicio: si tu reto es participar en una carrera piensa en el momento en el que estés compitiendo, imagínate rodeada de otros corredores, la adrenalina, la sensación de haber logrado llegar hasta allí y de estar con otra gente que busca lo mismo que tú.

Si tu objetivo al hacer ejercicio es adelgazar, piensa en esa ropa que te pusiste el otro día y que no te convencía cómo te quedaba y después imagina cómo te quedará si pierdes un par de kilos, repítete a ti misma que estarás mejor, más ligera y que cuando te mires al espejo sentirás satisfacción por haber logrado tu propósito.

La clave está en tener muy presente el objetivo por el que entrenamos y reforzar positivamente esa idea. Si nos centramos en el esfuerzo que nos supondrá y lo cansadas que estamos nos rendiremos. Repítete los 5 pensamientos para motivarse al entrenar y sigue los 11 consejos que nos propone la entrenadora personal Marta Rosado (creadora del método de entrenamiento 'Culo 10' cuyos entrenamientos personales transforman el cuerpo en menos de lo que te imaginas). 

12 cuestiones que aclaran tu mente para nos buscar excusas, solo motivaciones

entrenamiento Kaia Gerber
Gtres Online

1. Elige cada día un outfit diferente


"Vístete con ropa ajustada o atrévete a ir un poco más allá de lo habitual, obsérvate en el espejo. Sacate una foto para inmortalizar el momento, pésate, mídete y apuntalo todo en una hoja. Guárdalo en una cajita, casi con llave porque solo puedes volver a mirarlo un mes después. Hasta junio solo puedes pesarte y sacar la misma foto en todas las mismas posiciones el 1 de cada mes".

2. Objetivo Energía

No hay resultados sin una buena alimentación, por ello es vital erradicar "la bollería industrial, carne roja, azúcar, comida procesada... Centrémonos en macronutrientes: proteína, carbohidratos y grasas. Y sumémosle mucha fruta y verdura. Mira la pirámide alimenticia, cópiala y pégala en tu nevera", una manera de recordarlo cada vez que vayas a picar.

3. Planifica
Marta Rosado continúa explicando porqué debemos organizarnos: "agenda tus días de entreno, decídelo por ti mismo según tus objetivos o empieza el año con un entrenador personal. Nosotros, desde 'Personal by Marta Rosado' gestionamos tu vuelo. ¿Cómo? Sacamos esa parte de ti que te cuesta ver o reconocer y para que salgas de ese lugar que te impide conocer esa parte de ti que hasta a ti va a sorprenderte".

4. Nada mejor que invertir en ti

"De que te sirve sumar ropa a tu armario si nada te queda como te gusta. ¿No crees que es mejor comprarte ropa que resalte tu trabajazo y atreverte con prendas que pensabas que nunca llevarías? Primero por dentro, luego por fuera".

5. Súmate valor

"Cada día es un pasito al frente, un nuevo descubrimiento físico. Sentirás cómo cada día estás más dura, te cansas menos, resistes más, la ropa te sienta diferente... ¡hasta la piel! Esto se traduce no solo físicamente sino también psíquica, cada día ganarás en seguridad".

6. Compartir es vivir

Marta Rosado nos lanza una propuesta que puede ser hasta divertida y retadora: "¿qué tal si pruebas a entrenar con tu mejor amiga 2 días a la semana?" Cual quier tipo de ejercicio es bueno: correr, yoga, caminar deprisa o trabajar aquellas zonas que más pereza te dan: glúteo, tríceps, abs...Además los entrenamientos dobles muchas veces tienen mejor precio. 

7. Tu tiempo “para ti”

Debes llegar a encontrar el disfrute y el regalo que implica dedicarte esos minutos a la semana exclusivamente a ti, a tu bienestar. "Crea tus listas con tu música favorita y adecúalas a tus tiempos de entrenamiento. Si lo que quieres entrenar son 30 minutos o una hora, haz una lista con ese tiempo, no más para que te centres en lo que tienes que hacer y no te pierdas con distracciones".

8. Medita

A los occidentales nos cuenta mucho pero aporta tantos beneficios de los que aún no somos conscientes. Empieza poco a poco, el objetivo es conseguir estar 11 minutos. 

9. Inspírate en alguien, pero visualízate tu

"Soñar o ver a dónde quieras llegas es el punto principal para motivarte de manera extra. ¿Cómo sería tu cuerpo si no hubieras entrenado? Exacto, está mereciendo la pena. ¿Cómo serían tus días sin hacer ejercicio? Sí te sientes con extra de energía cuando vas al gimnasio, cuando te apuntas a otra carrera, cuando consigues terminar un partido sin lesionarte, si cada vez tienes menos dolores de espalda... te aseguro, está mereciendo la pena", nos dice la entrenadora personal.

10. Apunta tu evolución

Escribe como te sientes después de entrenar, cuales son tus sensaciones físicas y psicológicas, te sorprenderás cuando leas tu mes a mes. 

11. No te falles a ti mismo

No te justifiques. Debes ser constante. "Si un día no tienes ganas, no perdones y digas 'por un día no pasa nada', sí pasa, estás dejando de trabajar el hábito y sucumbiendo a tu parte más débil. En el fondo, sabes que si vas, te sientes mucho mejor y te querrás más por haber salido de tu zona de confort".

 

Continúa leyendo