Mujer trabajadora: en forma en la oficina

Cuando echamos cuentas del tiempo que pasamos en nuestro puesto de trabajo, muchas veces, comprobamos que es la mayor parte del día.

ejercicios oficina

Cuando echamos cuentas del tiempo que pasamos en nuestro puesto de trabajo, muchas veces, comprobamos que es la mayor parte del día. Hacer ejercicio mientras trabajamos es posible y, en algunos casos, necesario.

 

Ser mujer trabajadora y practicar ejercicio no es incompatible. Si dispones de poco tiempo libre, puedes aprovechar algunos escenarios en los que transcurre tu jornada laboral para mantenerte en forma.

 

Si tienes que bajar a otra planta o vas a salir a tomar un café, por ejemplo, deja el ascensor de lado y hazlo por la escalera: estirarás las piernas y trabajarás sus músculos. ¿Necesitas algún material de la estantería? Trata de elegir las baldas que estén más altas para tener que estirarte, o las más bajas para tener que agacharte.

 

Hay otra serie de ejercicios que puedes llevar a cabo sin salir de tu oficina. ¿Quieres saber cuáles son? No te pierdas nuestra galería Ejercicios en la oficina.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS