¿No duermes bien? Estos son los trucos más efectivos para conciliar el sueño

El sueño marca cómo estaremos el resto del día... Una mala noche no tarda en pasar factura. Te damos las claves para tener felices sueños.

Photo by Abbie Bernet on Unsplash

El sueño marcará cómo estaremos el resto del día. Si hemos pasado una mala noche, el cansancio y el mal humor no tardarán en aparecer. Te damos los trucos para tener felices sueños.

Dormir bien es un pilar básico para tener una buena salud. Son muchos los beneficios que conlleva un buen descanso: aumenta la creatividad, estamos más guapas, nos ayuda a mantener la línea… Y es tan importante la cantidad como la calidad del sueño.

Los beneficios de dormir 8 horas

Dormir bien, según nos explican desde la Clínica Mira + Cueto, "es tan importante como mantener una  alimentación adecuada, convirtiéndose en una de las claves para conseguir una buena calidad de vida". Así lo afirma la doctora Mar Mira, destacando que "no solo es esencial para reponer fuerzas sino que también afecta al funcionamiento interno, regenerando y oxigenando las células. Además, 8 horas de sueño reparador ayuda a mantener el peso adecuado, ya que, cuando se duerme mal o poco, se tiende a tener más  ansiedad y hambre, además de que el cuerpo acumula grasas que son más complicadas de eliminar".

Por otra parte, "mantener una rutina antes de irse a la cama, como marcar una hora fija de sueño o leer en vez de ver la televisión o usar el ordenador antes de acostarse, es fundamental para alejar enfermedades y evitar el insomnio". "Existen estudios que demuestran que la exposición a la luz artificial que irradian estos productos tecnológicos evita la liberación de Melatonina (la hormona que fomenta el sueño)", explica Mira. Y es que un descanso insuficiente continuado puede aumentar la tensión arterial, incrementando la posibilidad de sufrir hipertensión o diabetes. El corazón es otra de las zonas que se ve afectada por la falta de sueño: por la noche la frecuencia cardíaca disminuye para que los tejidos puedan repararse, mientras que el organismo libera la hormona del crecimiento para desarrollar esta tarea.

Dormir bien es posible

- La postura: es una de las claves para conseguir un buen sueño. Esta debe ser cómoda, por lo que las mejores alternativas son de lado o boca arriba. Y siempre con una almohada que permita que la cabeza esté horizontal con el tronco.
- Número de horas: depende de cada persona, pero lo recomendable para conseguir un sueño reparador son 7 u 8 horas.
- El colchón: hay que cambiarlo cada 10 años puesto que, pasado ese tiempo, habrá perdido sus propiedades de higiene y confort.
- Comer antes de dormir: hay que evitar las comidas copiosas, intentar no acostarse durante la digestión y no tomar bebidas alcohólicas ni fumar antes de ir a la cama.

 

Trucos para dormir más y mejor

Las Dras. Mar Mira y Sofía R. del Cueto de la Clínica Mira+Cueto (Apolonio Morales 13G, Madrid) nos elaboran un listado de pautas, costumbres y hábitos para mejorar la calidad de nuestro sueño. 

  1. Dormir las horas adecuadas según la franja de edad
  2. Mantener unas buenas condiciones ambientales en la habitación: oscuridad, silencio y temperatura en torno a 18 °C. 23-º
  3. Establecer unos hábitos regulares previos a dormir: ducha, lectura... Limitar la siesta a un máximo de 20-30 min tras la comida
  4. Evitar cenas copiosas y tardías, así como las bebidas estimulantes
  5. Dejar de usar pantallas al menos 60 minutos antes de acostarse
  6. Música relajante, meditar
  7. Asociar estar tumbado en la cama a dormir, no usar la cama para ver la tv, usar la tablet, el móvil, etc
  8. No realizar deporte inmediatamente antes de irse a dormir
  9. No tomar medicamentos para dormir sin consultar antes con un especialista
  10. Consultar con los especialistas si se piensa que puede padecer algún trastorno del sueño, ya que a veces el insomnio se asocia a enfermedades.

HORARIOS: Se debe dormir cuando el organismo está fisiológicamente preparado para ello y estos horarios varían a lo largo de la vida.

Tener horarios regulares al levantarse y acostarse facilitará la calidad del sueño.

También te puede interesar:

Continúa leyendo