Por qué hacer series en nuestros entrenamientos

Cuando comenzamos a entrenar, normalmente lo hacemos únicamente a través de carrera continua. En las primeras etapas, como partimos de un nivel muy bajo, nuestro ritmo de carrera suele ir mejorando únicamente con la carrera continua, pero llegará un momento que sufriremos un estancamiento en nuestra velocidad de carrera que necesitará de otras formas de entrenamiento para poder continuar con nuestra progresión.

series

Para ello, el principal método de entrenamiento es el llamado entrenamiento interválico o series. Consiste en fraccionar nuestro entrenamiento, realizando distintas series de cierta distancia (o cierto tiempo) con un descanso entre ellas, para así poder realizar estas distancias más cortas a una mayor velocidad de la que podríamos llevar en distancias más largas.

Este tipo de entrenamiento es un entrenamiento muy intenso, y a través de su realización aumentaremos nuestra capacidad de esfuerzo y se aumentará nuestro umbral de sufrimiento. Como ya hemos dicho, suponen un una gran esfuerzo y esto hace que nuestros músculos generen una gran cantidad de ácido láctico (que nos hace sentirnos muy fatigados en ese momento), a lo que el organismo responderá mejorando la capacidad de eliminación de este, aumentando nuestro rendimiento.

series

Las series deben realizarse a ritmos similares (y superiores a los ritmos de competición) y se realizan a una intensidad muy alta (superior al umbral anaeróbico), por lo que no podemos resistir esa intensidad durante periodos largos de tiempo. Así habituamos al organismo a satisfacer demandas muy altas de energía, que serán incluso superiores a las que se utilizarán posteriormente en una carrera cuando intentamos dar el máximo.

No conviene realizar siempre las mismas series de la misma duración, si no que debemos variar tanto las distancias como el número de series en función del momento de la temporada en la que nos encontramos, al igual que el tiempo de descanso.

Las series cortas (entre 100 y 400 m) nos aportarán mayor potencia y velocidad específica, que nos será muy útil, por ejemplo, en las cuestas o en la parte final de las carreras. Las series largas (entre 500 y 3000 m) nos proporcionarán una mejora específica de los ritmos de carrera y una mayor resistencia anaeróbica.

Un entrenamiento parecido es el entrenamiento continuo variable, fartleck o cambios de ritmo. La diferencia radica en que este tipo de entrenamiento no hay descanso, solamente variaciones en la velocidad con partes rápidas y partes lentas. Antes de comenzar con el entrenamiento de series es aconsejable comenzar por entrenamientos de este tipo y una vez dominados y, especialmente, cuando se acerque la competición principal, pasar a entrenamientos de series con mayor intensidad. Además de introducir entrenamientos de series en nuestra programación, deberemos continuar con sesiones de carrera continua, por supuesto, y también deberíamos realizar un entrenamiento complementario de fortalecimiento específico, así como ejercicios de técnica de carrera que nos ayuden a progresar.

¿Quieres empezar a correr?

personal running

Consigue tus objetivos. Personal Running es una empresa de entrenamiento personal creada por licenciados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, cuyo objetivo principal es que el cliente se beneficie de un entrenamiento llevado a cabo por profesionales del sector, haciendo de este un entrenamiento planificado, seguro y efectivo gracias al asesoramiento y control de sus entrenadores personales.

Cada semana, José Pablo Rodríguez, Coach&Manager de Personal Running en Madrid, compartirá con las usuarias de Marie-claire.es consejos y entrenamientos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS