Reconocimiento médico deportivo: qué es y para quién

Hay enfermedades, lesiones e, incluso, muertes súbitas en el mundo del deporte que podrían evitarse con un buen reconocimiento médico deportivo. Te contamos en qué consiste y quiénes deben someterse a uno.

reconocimiento medico

Hay enfermedades, lesiones e, incluso, algunas muertes súbitas en el mundo del deporte que podrían evitarse con un buen reconocimiento médico deportivo. Te contamos en qué consiste y quiénes deben someterse a uno.

 

Siempre que se va a practicar actividad física de manera habitual y de intensidad media, es buena idea que un especialista revise nuestro estado de salud. La Doctora Catalina Vadell, Director Médico del Grupo Geseme, nos aclara dudas sobre los chequeos médicos deportivos.

¿Qué es un reconocimiento médico deportivo y quién debe someterse a uno?

Un chequeo médico deportivo completo solo se realiza en centros deportivos médicos especializados donde se encuentran expertos en la medicina del deporte. Allí analizan el historial clínico completo, además de realizar una exploración física y una consulta de cardiología. Después, se procede con un electrocardiograma, una prueba de esfuerzo y un ecocardiograma.

 

En general, según la Doctora Vadell, todo el que practique una actividad física con cierta regularidad, ya sea aficionado o profesional, debe llevar a cabo de forma periódica un reconocimiento médico deportivo.

¿Qué problemas de salud puede evitar?

Un reconocimiento médico deportivo puede detectar y prevenir patologías y lesiones, así como alteraciones que puedan repercutir en el deportista durante la práctica de ejercicio y, entre ellas, figura la detección de anomalías que en un momento dado puedan causar un episodio de muerte súbita, como son las cardiopatías.

Reconocimiento médico deportivo para mujeres

Un buen chequeo médico deportivo debe incidir en las mismas cuestiones de salud independientemente del sexo. La Doctora Vadell afirma que es cierto que, históricamente, las cardiopatías, son más frecuentes en varones, pero años atrás era más habitual que el hombre fumase y la mujer no, significando que las estadísticas sobre cardiopatías se decantaban hacia personas de sexo masculino (por la directa relación en factor de riesgo que supone fumar con los problemas cardiacos). Estas estadísticas son cada vez más cambiantes –igualando a hombres y mujeres- ya que los hábitos sociales han ido variando a lo largo de los años hasta nuestros días, sin diferencias realmente significativas que hagan cambiar los protocolos de un reconocimiento médico deportivo de sexo específico.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS