Respiración para runners

Aprende a coger y expulsar el aire en cada momento para sacarle el máximo partido a tus zancadas

Respiración para runners

 

¿Cómo hay que respirar? Si nunca has pensado a cerca de esta cuestión, puede sonar un poco extraño. Coger el aire y expulsarlo, ¡es algo natural!, ¿qué hay de más?

 

Más, mucho más. Porque el oxígeno no sólo llega a tus pulmones, tus músculos también necesitan de él: cuando ingerimos alimentos se genera una molécula llamada ATP que se fragmenta y se vuelve a unir para generar la energía que mueve los músculos. Pero, para que se produzca ATP de forma continuada, es necesario que haya oxígeno, por eso, cuanto menos haya, menos rendimiento podrán ofrecer nuestros músculos.

 

Según el tipo de ejercicio que estemos realizando, tendremos que hacer la respiración de un modo u otro. En el caso de las runners, el oxígeno en sus músculos es básico y se necesita en grandes cantidades, ya que se trata de una actividad aeróbica, además depende del momento y del esfuerzo.

 

 

 

Antes de empezar

Ya sabemos de la importancia de un buen calentamiento que incluya estiramientos, pero antes, siéntate y practica la respiración abdominal: llena tu vientre de aire lentamente haciendo un uso correcto del diafragma y expulsa poco a poco.

 

Durante la carrera

Utiliza la respiración torácica, la que producen los músculos dorsales, que causan fluctuaciones en el tórax. En el momento de máximo esfuerzo, los hombros y la clavícula son elevados y el abdomen se contrae, aparece la respiración clavicular, la más superficial y la que menos oxígeno aporta.

 

Para finalizar

De nuevo la respiración abdominal. Es la manera de coger más oxígeno, por lo que al final de la carrera, cuando ya estés recuperada, vuelve a realizarla para una reposición completa.

Etiquetas: runner

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS