Es el momento de sacar bíceps

Las mujeres le hemos perdido el miedo a marcar unos músculos definidos. Nuestros objetivos en el gimnasio son más saludables. 'Estar fuerte' es el nuevo 'estar delgada'.

Candice

Emily Blunt interpretando a una super soldado del futuro en Al filo del mañana puede considerarse como la Lara Croft de esta generación, pero con unos brazos mucho más potentes que los de la heroína del videojuego. Aquí tenemos una pista. Cuando Elsa Pataki reapareció tras dar a luz a sus mellizos, lo hizo en el libro de fitness y nutrición Intensidad Max (La Esfera de los Libros), de Fernando Sartorius, con una figura casi de atleta de alta competición. Aquí tenemos otra pista. La tendencia está en el cine de acción, en Instagram, en las alfombras rojas, en los brazos de Michelle Obama y los múslos de Sandra Bullock, pero sobre todo, en la sala de musculación de tu propio gimnasio.

Las mujeres le hemos perdido el miedo al músculo. Entrenar pero que no se note, como el maquillaje invisible, ha caído en el olvido. "Antes las mujeres nos centrábamos en trabajar nuestro cuerpo de cintura para abajo y los chicos de cintura para arriba, ahora nos hemos igualado. Lo primero que me decía una chica antes cuando empezaba a entrenarla era: 'yo no quiero ensanchar que es poco femenino'. Ahora se han dado cuenta de que ganar volúmen es muy difícil y definir, no solo no es poco femenino sino muy bonito". En sus 23 años de experiencia como entrenadora personal, Jaia Pérez Escolano ha visto muchas modas ir y venir y achaca esta tendencia en parte al crossfit, que consiguió mezclar los objetivos físicos tradicionalmente más buscados por hombres y mujeres. "Aunó el trabajo de clase colectiva y cardiovascular, asociado a las mujeres, con el trabajo de fuerza asociado a los hombres".

Elsa Pataky

Más informadas y más sanas

Jaia también es profesora de otras nuevas disciplinas intensas y destinadas a definir músculo como el entrenamiento en suspensión (TRX) o el body pump, y aeróbicas, como el cardio box. Según su experiencia, las mujeres cada vez levantan más pesas y los hombres cada vez hacen más Pilates. Ella dice que el ojo se nos ha hecho a un cuerpo femenino potente. Parte de la culpa la tiene Internet. En la red, los espacios de fitness y motivación pertenecen a puñado de estrellas, todas mujeres. Las fotos de mancuernas, tabletas de chocolate y bíceps de Massiel Arias (@mankofit), Emily Skye (@emilyskyefit), o Jen Selter (@jenselter) tienen cifras de seguidores al nivel de estrellas del pop.

La comunidad online Girls Gone Strong (girlsgonestrong.com) también sirve como aglutinante de este espíritu. La integran toda clase de mujeres apasionadas por el deporte y la salud mucho más interesadas en alimentarse bien para superar una carrera o una sesión de ejercicio que en adelgazar. Samuel Valcárcel entrenador personal y formador de entrenadores (entrenamientospersonalesmadrid.com) destaca la tendencia hacia entrenamientos como el bootcamp, de tono casi militar, con muchas repeticiones en muy poco tiempo. "Cuanto mejor musculatura tengamos, mejor protegida está la estructura de nuestro cuerpo. Estas tendencias son producto de que hombres y mujeres están más informados sobre su salud."

Gym is my new boyfriend

Motivación agresiva

"El gimnasio es mi nuevo novio"; "No vas a conseguir el culo que quieres sentada sobre el culo que tienes"; "Hazlo por el '¡Oh, Dios mío, ahora estás buenísima!". En Pinterest e Instagram existe toda una escuela de lemas motivacionales agresivos, macarras y a veces incluso malsonantes que podrían hacer levantarse del sofá para ir al gimnasio a un caracol. En Internet, las mujeres aficionadas al fitness son espartanas, se animan las unas a las otras como sargentos en un campamento militar y dominan. "Ellas son mucho más activas en las redes", dice el entrenador Samuel Valcárcel, que reconoce que la comunidad virtual dedicada al fitness es sobre todo femenina, no solo por las gurús sino también por las seguidoras.

Los lemas que circulan por la red como pequeñas píldoras de autoayuda están siempre acompañados de imágenes de cuerpos femeninos musculados. En cuentas de Instagram con millones de seguidores como @fitness_food_motivation o @thedailystrength, por cada vídeo con rutinas de ejercicio protagonizado por un hombre hay diez protagonizados por una mujer. Y existe toda una subcategoría, la de las mamás fitness, que además de anular cualquier excusa que se nos pase por la cabeza para no ir al gimnasio, enseñan a hacer sentadillas o flexiones con el bebé a hombros.

Etiquetas: gimnasio

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS