Sin calambres

El calor y los calambres son buenos aliados, te damos las claves para combatirlos

Sin calambres

Además de ser una sensación horrible, cuando te da un calambre, sientes mucho dolor, y lo peor de todo, tu entrenamiento del día se acaba en ese mismo momento. Por eso, lo primero que debes hacer es empezar con un buen calentamiento en el que estires cada músculo de tu cuerpo. Esto es básico, y no sólo para los calambres, si no te preparas para la actividad, estás expuesto a toda clase de lesiones.

 

Sin embargo, hay algo más por lo que los calambres hacen su aparición. ¿No has notado que esta situación es más común en verano? Pues tiene su explicación, y ésta se encuentra en su origen: la falta de hidratación por temperaturas elevadas, que nos hacen perder más líquido mientras hacemos ejercicio, y eliminar una mayor cantidad de sales minerales con el sudor.

 

El mineral que está en el centro de todo el asunto es el magnesio, ya que se encarga de que el músculo funcione bien, es decir, que el tejido nervioso esté bien, y se pueda contraer. Para que su ausencia no nos pille desprevenidas, lo mejor es, además de calentar y estirar, hidratarnos muy bien, tomar alimentos como el plátano, y bebidas isotónicas que suplan esta carencia.

Etiquetas: correr

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS