¿Sufres bruxismo?

Si al levantarte por la mañana te duele la mandíbula, la cara y el cuello y sientes rigidez articular es que sufres bruxismo

Bruxismo

El bruxismo es una actividad anormal y sin propósito funcional de los músculos de la masticación, que se produce de forma inconsciente y que suele darse de noche. Lo que ocurre es que la persona afectada rechina los dientes (bruxismo excéntrico) o los aprieta (bruxismo céntrico) sin darse cuenta.

Las situaciones de estrés y ansiedad son, generalmente, las causantes de este nefasto hábito. Los expertos también citan como posible raíz del problema la existencia de contactos anómalos entre dientes de arcadas opuestas.

Las consecuencias del bruxismo van desde fracturas de dientes y desgaste de su superficie hasta dificultad para hablar y masticar. Aunque el esmalte dental es el tejido más duro del cuerpo humano, el uso habitual y normal al que sometemos a los dientes (comer, hablar, tragar) produce cierto desgaste que se ve multiplicado exponencialmente si los rechinamos.

Al ser el bruxismo un acto inconsciente, que muchas veces sale a relucir por terceras personas que oyen el chirriar de dientes, es un síntoma algo más difícil de tratar.

Si el origen del problema radica en el estrés, lo ideal es establecer dos líneas de acción. La primera y más contundente consiste en usar una férula de descarga sobre una de las arcadas dentarias durante el sueño. Así evitaremos el desgaste prematuro de los dientes y sus consecuencias. La segunda línea de actuación contempla técnicas de relajación a fin de reducir las situaciones de ansiedad.

Si el bruxismo se debe a una malposición leve de los dientes, el dentista realizará pequeños ajustes mediante un tallado selectivo. De esta manera se eliminan pequeñas interferencias entre los dientes de arcadas opuestas y se mejora el cierre de la boca.

Otros tratamientos incluyen la ortodoncia y la cirugía, solo para casos muy agudos de bruxismo.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS