Tengo agujetas, ¿qué hago?

Olvídate del agua con azúcar y aprende a controlarlas

Evita las agujetas

Ya sea porque has vuelto de vacaciones y quieres recuperar la forma, o porque te has dado cuenta que con el zapping nunca bajarás esos kilos que te sobran, has empezado a hacer ejercicio. Con la emoción y las ganas del primer día te has pasado, ¿ya sabes lo que toca mañana? Las incómodas agujetas.

No, porque tomes agua con azúcar vas a solucionar algo. Es una leyenda urbana sin fundamento. No tiene ningún sentido porque las agujetas son microrroturas musculares y el azúcar poco puede hacer para repararlas.

Y es que, una vez que has hecho un gran esfuerzo muscular al que no estás acostumbrada, lo único que puedes hacer es estirar muy suave y darte una ducha poniendo el agua fría por la zona por la que te has excedido. Una aspirina también te ayudará a contener la inflamación.

Los días siguientes no tienes por qué hacer reposo, a no ser que el daño haya sido excesivo. Lo mejor es una actividad aeróbica muy suave con grandes grupos musculares, como trotar despacio o caminar, montar en bicicleta o nadar.

Pero si lo que de verdad quieres es evitarlas, recuerda que para que un entrenamiento sea efectivo debe ser gradual. No lo des todo el primer día, no sólo por librarte de las agujetas, sino porque de este modo irás alcanzando metas día a día que te animarán a no tirar la toalla.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS