¿Y si nadamos?

La natación es uno de los deportes más completos, así que no lo dudes, busca una piscina, y empieza ya a disfrutar de sus beneficios

¿Y si nadamos?

Te has deicidido. Ya es hora de empezar a moverte. Te sientes atrofiada y quieres llevar un estilo de vida más sano y activo. Claro, que con tantas opciones, estás perdida entre un mar de indecisiones deportivas.

 

Una opción clásica, fácil de practicar y de múltiples beneficios es la natación. Ir a la piscina a nadar, como cuando eras pequeña en los cursillos de verano. Y, si además, nunca asististe a esos cursillos, nunca es tarde para aprender a nadar y disfrutar aún más cuando estés de vacaciones en una zona de costa o en la piscina de la urbanización.

 

Hay muy pocas actividades físicas que pongan en marcha tantos grupos musculares. Por ejemplo, corriendo o haciendo bicicleta sólo activas tu tren inferior, tus piernas. En cambio, en la natación actúan tanto tus piernas como tus brazos. Además contamos con un elemento que nos impone su resistencia: el agua. Así, nadar se convierte en una suave sesión de pesas. Es como hacer de forma simultánea un ejercicio aérobico y ejercicio de resistencia.

 

Y no nos olvidemos de la seguridad. El riesgo de lesiones en el agua es mucho menor que realizando otro tipo de actividades, ya que la falta de gravedad y la resistencia uniforme del agua hacen que los movimientos sean suaves y controlados. Por algo la natación es uno de los deportes más utilizados por los deportistas de élite para recuperarse de sus lesiones y uno de los más seguros para las personas que tienen sobrepeso.

 

No te lo pienses, elige el lugar y el traje de baño adecuados, y empieza desde ya a disfrutar de los beneficios que te brinda el ejercicio en el agua.

Etiquetas: adelgazar, perder peso

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS