Belleza -- Fitness

Año nuevo, propósitos saludables para ser más 'fitness' en 2018

Toca despedir el 2017 y abrazar el 2018. Como cada año, en diciembre, te empiezas a plantear cómo será el siguiente, con la innombrable esperanza de que esté llena de amor, trabajo… y también salud. Sí, es el momento de retomar nuestras costumbres (si te has dejado un poco llevar a lo largo de este año). No se trata solo de conseguir un cuerpo de infarto, sino también de tener hábitos que te hagan sentir bien y no perjudiquen a tu salud. Ya lo sabes, la alimentación es básica. Se suele decir que somos lo que comemos. Prescinde del azúcar y de las grasas saturadas, no te aportarán demasiado a nivel nutritivo. Las proteínas se deberían convertir en tus mejores amigas. Te puedes, evidentemente, dar caprichos ocasionales como en Navidad. Es una vez al año, no hace falta que reniegues de los polvorones, por un día no pasa nada. Mientras no se convierta en una costumbre, tu libertad es plena.

Una buena alimentación se ve completada por una práctica deportiva. No necesitarás invertir muchos medios, es más, muchos son gratis. El running se ha popularizado en los últimos años a una velocidad inédita y requiere tan solo una inversión mínima de ropa y zapatillas. Si no tienes presupuesto para ir al gimnasio, recuerda que son miles los deportes que puedes practicar en casa. Yoga, pilates, baile…solo necesitas conectar tu ordenador y buscar clases en línea. Es tu opción idónea ante la llegada del frío. Ten en cuenta que la eficacia de tu práctica depende sobre todo de la intensidad, frecuencia e implicación (aquí te presentamos el LISS, una técnica que te permitirá quemar calorías eficazmente, aunque no seas una deportista de élite).

Doce propósitos saludables son los que te proponemos para enfrentar los doce próximos meses. Bajo la lluvia, a la luz del sol o cerca de la nieve, no te quedarás sin ideas para practicar deporte en tu vida diaria. Algunos tips son tan sencillos como subir las escaleras o levantar las bolsas de la compra. Recuerda que es cuestión de voluntad. Si quieres, puedes. ¡Ánimo!