Belleza -- Fitness

Spartan Race: los 8 imprescindibles de tu maleta si eres novata (y otras cosas a tener en cuenta)

Cuando una carrera lleva el nombre de un ejército que fue famoso por su sentido de la guerra, no es casualidad, ni muchísimo menos, que sea una de las más duras e intensas del panorama patrio. Conocí la Spartan Race por pura casualidad, por fotos cuando aún no era capaz de correr 1 km manteniendo un mínimo de dignidad ni, por supuesto, un color medio normal en la cara. Había barro, obstáculos, naturaleza y una cara de disfrute absoluto en todo aquel que saltaba la famosa hoguera que te lleva a la gloriosa línea de meta.  Esa sensación parecía no tener precio. Cada persona que cruzaba el arco rezumaba algo mágico y yo, quería sentirlo.

Esa curiosidad, la ilusión (y bastante entrenamiento, que todo hay que decirlo) fue lo que me movió a unirme a los 4000 espartanos que el sábado 24 conquistamos el monde Artxanda, en Bilbao.

Por exigencias del guión y como toda buena novata, entré en pánico al pensar qué debía tener la maleta de una auténtica espartana. ¿Mallas cortas o largas? ¿Me olvidaré de algo imprescindible que necesite durante la carrera? ¿Qué tipo de zapatillas son las más adecuadas? ¿Necesito algo durante el camino? Si te has planteado hacer una carrera de obstáculos, seguramente te suene todo este tipo de dudas existenciales (a parte de otras muchas más).

Para que mis fallos sirvan de algo más que para tener algún que otro contratiempo y no queden en una simple anécdota que provoque un poco de risa, aquí te traemos los imprescindibles que no pueden faltar a la hora de preparar tu maleta de espartana novata y otros consejillos que (estoy segura) vas a agradecer saber. Así que si tu próxima conquista cambia el paso por la carrera y el asfalto por el barro, no dudes enecharle un vistazo al artículo.

Para empezar a calentar motores coge un papel, un boli, busca buena compañía para entrenar y ve ensayando el que será durante toda la carrera tu grito de guerra: ¡Espartanos!, ¿cuál es vuestro oficio? ¡Au,au,au!