Las claves del beauty look de Beatriz de York el día de su boda

En una boda secreta y con varios guiños a su abuela, la princesa Beatriz de York se ha dado el 'sí, quiero' con un beauty look en clave natural y nada recargado.

Princesa Beatriz boda
The Royal Family

Si hay una cosa que caracteriza a la familia real británica (aunque no la única) son las bodas. Por la pandemia, las nupcias extravagantes han pasado a un segundo plano y las ceremonias son más pequeñas, austeras y personalizadas. La crisis de coronavirus ha azotado con fuerza a la sociedad y al sector nupcial. Tanto las parejas como los profesionales que se dedican a organizarlas, wedding planers, siguen con la incertidumbre sobre qué pasará en los próximos meses.  Con coronavirus o sin él, podemos afirmar una cosa: las personas encontrarán en el camino, se enamorarán y, de alguna forma, celebrarán sus votos.

Una ceremonia íntima y (casi) por sorpresa. El pasado 29 de mayo, la princesa Beatriz de York se daba el 'si quiero' con su prometido, el empresario Edoardo Mapelli, con la presencia de unos pocos invitados y sus abuelos, la reina Isabel II y el Duque de Edimburgo. El primer enlace en secreto de la familia real británica en 235 años y también el primero que se celebra con una pandemia de por medio, pero con la polémica del príncipe Andrés sobrevolando por el tejado del Palacio de Buckingham. La novia llegaba a la Royal Chapel of All Saints, ubicada en Royal Lodge, del brazo de su padre y con un diseño de Norman Hartnell, encargado de dar vida a los vestidos de la reina madre y posteriormente de Isabel II. El modelo en cuestión fue confeccionado originalmente para la visita de Estado que la reina hizo a Roma en 1961, que también lució en el estreno de Lawrence de Arabia en Leicester y la apertura del Parlamento en 1966.

Princesa Beatriz boda
The Royal Family

En una boda, el maquillaje es el complemento perfecto para el vestido y el peinado. Debe ser algo más sofisticado que el que empleas de forma más habitual, en tu día a día, pero tampoco debes sobrecargar el look. Parece que la hija del príncipe Andrés se ha sumado a la tendencia de menos es más y la sencillez es su máxima de estilo en cuanto a make up. Para el día de su boda ha querido resaltar su belleza natural, dibujando su rostro con una suave base de maquillaje que aporta jugosidad y luminosidad, resaltando con naturalidad el efecto de 'cara lavada'. Como se puede apreciar en las imágenes compartidas por Buckingham Palace, la princesa Beatriz se ha aplicado un iluminador natural para realzar aquellas zonas del rostros que busca potenciar como el pómulo y el arco de cupido. Un perfecto juego de luces con un sutil toque de bronceado (aunque no mucho) que aporta un aspecto fresco y, sobre todo, muy natural.

Princesa Beatriz boda
The Royal Family

Para resaltar su color de ojos ha optado por un smoky eye en clave de maquillaje de día. Sombra en color pardo con unas pinceladas un poco más oscuras en la parte exterior del párpado móvil y máscara de pestañas negra para una mirada profunda y muy luminosa. Aunque la mayor parte de las novias de la realeza no optan por una barra de labios el día de su boda, la princesa Beatriz se ha decidido por unos labios en color melocotón que contrastan a la perfección con el tono de colorete: suave, cuarzo y empolvado. Un maquillaje perfecto para una piel pálida y luminosa en clave natural.

Aunque la mayor parte de las novias en todo el mundo opta por un recogido o semi-recogido para el día de su boda, cada vez más mujeres apuestan por llevar su melena suelta, pero cuidada. Para la ocasión, Beatriz de York ha decidido no recoger su deslumbrante melena pelirroja que tanto le caracteriza y se ha atrevido a casarse con el pelo suelto. Con raya en medio y ondas pulidas con secador, la princesa ha coronado su peinado con la tiara Fringe que la reina eligió para el día de su boda en 1947 con Felipe de Edimburgo. Una alhaja de incalculable valor que heredó de su abuela, la reina Mary de Teck, quién la recibió en forma de collar y como regalo de la reina Victoria el día de su boda. Un look y un beauty look espectacular para una boda de cuento de hadas.

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo