¿Cómo elegir la base de maquillaje? Te resolvemos esta eterna duda beauty y te revelamos un descubrimiento para este verano

Uno de los grandes problemas de belleza para cualquier mujer es cómo elegir su base perfecta de maquillaje. ¡Te sacamos de dudas!

Bases de maquillaje, ¿cuál elegir?
Imaxtree

Uno de los grandes problemas de belleza para cualquier mujer es cómo elegir su base perfecta de maquillaje. Un maquillaje perfecto es algo complicado, ya que cada piel es un mundo y nosotras mismas, a veces, ni sabemos qué es lo que más nos conviene. Nos ponemos en tu piel y te ayudamos para que, de una vez por todas, te hagas con el maquillaje que más te va. 

Tipos de maquillaje

Lo primero que has de saber es que existen diversos tipos de maquillaje, aptos para varios tipos de piel.

- Las bases líquidas son las más habituales. Dentro de este tipo de bases, hay diversos tipos, algunos cubren más y otro cubren menos. Los acabados también son diferentes y sus efectos en tu piel.

- Las bases compactas pueden ser en crema o en polvo. Las bases en crema dan una gran cobertura y pueden resultar algo artificiales. Son ideales para cuando tienes muchas imperfecciones. Las bases compactas en polvo, sin embargo, son tipo polvos compactos pero más concentrados.

- Las bases minerales suelen ser un producto 100% natural. Son ideales para pieles sensibles o secas porque ayudan a mantener la humedad de la piel.

A cada tipo de piel, su maquillaje

Una vez que ya conoces los distintos tipos de bases, debes averiguar cuál es la que mejor se ajustará a tu piel.

Si tienes acné o tu cutis es muy graso, debes tener especial cuidado con el maquillaje que utilizas ya que podría obstruir tus poros y empeorar tu piel. Evita las bases que contengan aceite y utiliza polvos para matizar los brillos. En cambio, las pieles secas necesitarán bases más cremosas. Los polvos matificantes pueden hacer que aparezcan arrugas o que la piel se vea aún más seca, con líneas de expresión marcadas así que evítalos para matificar.

Trucos y consejos

1. Que sea el mismo color de tu piel. Sino encuentras el tono idéntico puedes seleccionar el tono más parecido al de tu piel, o ligeramente más claro o más oscuro aunque hay muchas bases cuyos tonos se adaptan a la perfección a la mayoría de pieles.

2. Antes de adquirir tu base, pruébala en la mandíbula y comprueba con luz natural si es el tono adecuado para ti.

El truco del experto

Skin Feels Good, Lancôme ( 26,62 €)
Skin Feels Good, Lancôme ( 26,62 €)

¿Cómo elegimos y acertamos con el tono que necesitamos?

Desde Lancôme nos recomiendan para este verano apostar por Skin Feels Good, de Lancôme, un híbrido entre maquillaje y tratamiento que ofrece al mismo tiempo, bonito brillo y rehidratación para la piel.

¿Cómo podemos escoger el color que más se adecúa a  nuestra piel con este nuevo concepto de base de maquillaje? “Eligiéndolo de exactamente la misma forma que hacemos con la base de maquillaje. Es decir, poniendo un poco en la zona de la mandíbula y quedándonos con aquel que se funda con la piel”, aclara Roberto Siguero, National Makeup Artist de Lancôme, que puntualiza: “La única diferencia es que, al tener una cobertura tan ligera, si nos pasamos de tono no hay problema porque el ajuste de tono es mucho mayor que el que da una base de maquillaje”. 

Y su truco de aplicación: “No se aplica en movimientos circulares, sino en pases de alisado, del centro del rostro hacia el exterior, con una brocha o la yema de los dedos. Su gran ventaja es que, al tener la textura de una crema hidratante, resulta más fácil extenderla”, explica Siguero.

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo