Efecto piel: la tendencia que está arrasando en las Semanas de la Moda

El rostro luce impoluto. El concepto de imperfección se ha perdido entre los poros. Sobre pieles inmaculadas, el color llega al ritmo de pincelados rápidos e imprecisos que, con total sinceridad, nos han dejado cautivado.

Las luces se apagan y el público enmudece. El silencio da paso a las primeras notas musicales; los tacones repercuten sobre la pasarela y, junto a ellos, una temporada más, el desfile de la nueva temporada da comienzo. Tras circunstancias anómalas, las Semanas de la Moda recuperan su máximo poderío. Con la llegada de los grandes diseñadores a las capitales, el catálogo de novedades está surtido.

Así, el más vivo e intenso street style, que late bajo patrones de microfaldas combinadas con cropped tops o chaquetas de entretiempo en un ir y venir en la pasarela, nos permite disfrutar (y detectar) las últimas novedades marcadas en el mundo del maquillaje. Una apuesta donde la clásica combinación de colores fuertes y vibrantes pierden su calificativo apostando por texturas lisas, colores neutros y un efecto de lo más natural. O, al menos, lo que nos gustaría entender a la mayoría como natural; una piel radiante, jugosa y libre de imperfecciones. Los acentos de color se reservan; los tejidos se alimentan de ellos. Al igual que la huella de algún beso robado.

Las pieles lucen impolutas. En un leve vistazo, los poros excesivamente dilatados, el malva de las ojeras y la hinchazón de las bolsas… no existen. No hay rojeces, no hay comedones. La elección de la base, con ese acabado satinado leve, es primordial en ese acabado natural. Porque sí, ya es hora de despojarnos de ese concepto que la piel con brillo es grasa; no es el mismo acabado.

maquillaje
Imaxtree

Hay muchas bases de maquillaje comedogénicas con un espectacular acabado luminoso que, simplemente, deja sin palabras. Tal vez sea su textura ultraligera, responsable de acabado semi mate o, por su textura, que se adapta a los movimientos de la piel. Evitando el mayor de los males con la base: que se cuartee. Lo importante es que el tabú sobre ellas ha caído, conquistan nuestra piel, al ritmo de la victoria y la tendencia.

Así, el cutis se convierte en un lienzo en blanco donde el más puro y potente de los colores cobra vida sobre la naturalidad. Y vaya sí lo hace.

Qué veremos y qué luciermos

rostro belleza
Imaxtree

Una pincelada espontánea de color neón, decora el párpado. Se acabó el contener la respiración para trazar al milímetro ese famoso eyeliner flotante, no hay precisión aparente. Es juvenil. Rápido. Nos recuerda que la vida es demasiado efímera para invertirla en: un puñado de segundos frente al espejo, pestañeo, pasos hacia atrás, inclinación de cabeza, suspiro y vuelta a empezar.

No, la piel luminosa, bañada con una base de maquillaje de cobertura media, luce homogénea. Así, al ritmo de los tacones, apreciamos que un leve rubor potencia su acabado. Esa nota de color logra esculpir los pómulos e iluminar la piel. Aunque, ese mismo impulso que nos anima a trazar eyeliner rápidos y poco preciosos, también motivo que el rubor se elevará sobre la pasarela, luciendo también en ojos y sienes.

Por último, los labios pierden su color, entre beso y beso. Más allá de los imborrables; los fijos que resisten a todo (gracias mascarilla), lucen brillantes, reforzando ese aspecto natural que conquista la pasarela y la temporada. Eso sí, si buscas aportar un toque sofisticado y alejado de la realidad del día a día, las gemas y las láminas recrearán a la perfección un maquillaje que ni Euphoria podría llegar a recrear.

Continúa leyendo