Maquillar el lagrimal, el detalle que puede marcar la diferencia

Este pequeño toque de luz en el interior del ojo abre la mirada y proporciona un aspecto fresco y juvenil. Además, ¡es muy fácil de hacer!

Cuando hablamos de maquillar los ojos, la llamada uve exterior, es decir, la zona que conecta con la sien, siempre ha acaparado toda la atención. Y es que en este área es donde se consiguen espectaculares efectos, ya sea con cautivadoras sombras duocromáticas, nacaradas o de efecto mojado, o también con eyeliner. Sin embargo, hay otra zona de los ojos a la que no le damos tanta importancia – a excepción de los maquilladores profesionales- y puede marcar una gran diferencia en el resultado final. Tomando el ejemplo de algunas celebrities que han arriesgado coloreando esta zona, seguro que encontramos diferentes maneras de darle vida al área donde nuestros ojos se encuentran con la nariz.

Ya era hora de que el lagrimal recibiera la atención que se merece. Así parece que está ocurriendo en los últimos tiempos en los que tendencias como el reverse eyeliner, degradados de sombras que juegan con la luz o los ojos felinos ponen especial atención sobre esta zona.

Sin embargo, no es nada raro que el lagrimal haya pasado desapercibido durante años. Y es que según afirman los maquilladores, la responsable es nuestra nariz. Pues esta arroja una sombra lo suficientemente grande sobre ellos como para que la zona se oscurezca y nadie repare en ella. Por otro lado, las ojeras también hacen de las suyas y se pronuncian en estas dos esquinas. Por eso, siempre que te acuerdes neutraliza esa oscuridad aplicando corrector con un pincel pequeño que te permita repartir el producto por todos los rincones sin que quede artificial. A partir de este gesto podemos ir sumando protagonismo a esta zona con otras técnicas.

María Pedraza
Gtres

Igual que ocurre con el resto del ojo, con el lagrimal también debemos jugar y experimentar para saber en qué dirección debemos dibujar según la forma de nuestro ojo y qué tonos nos favorecen. Una de las actrices que más partido saca a este rinconcito del rostro es Úrsula Corberó, la catalana aprovecha la forma natural rasgada de su mirada para acentuarla. Dependiendo del efecto que quiera conseguir opta por darle un toque de iluminación con una sombra clara -sin brillos para conseguir un efecto natural-, o por continuar su eyeliner negro hacia el comienzo de su nariz. Esto mismo también lo ha llevado su colega de profesión María Pedraza, quién se puso en manos del maquillador Iván Gómez para crear un espectacular look de ojos en el que las esquinas interiores tenían mucho protagonismo.

En la esfera internacional, quien mejor representa esta tendencia es Zendaya. Para el estreno de la película Dune, la actriz llevaba aplicado en el lagrimal un dúo de color en dos tonos de morados que dotaba de profundidad y dimensión esta zona. Al morado de la base se le añadió un morado intenso que incidió en la zona y le dio intensidad a este trazo. Por último, un lila pálido puso la frescura y creó contraste con tanta oscuridad. Otra de las ventajas de este look es que consigue atraer las miradas hacia la zona central del rostro, mejorando el contacto visual.

María Villar

María Villar

Me gusta la pizza con piña y soy un ave nocturna. Vivo entre lunares, lazos, labiales rojos y maxipendientes. Pero también tengo un objetivo: defender la moda y la belleza como formas de expresión.Todavía me corren cosquillas por el cuerpo cuando se refieren a mí como periodista. El café siempre sin azúcar.

Continúa leyendo