¿Por qué tantas 'youtubers' se están arrepintiendo de comprar maquillaje?

¿Te imaginas que quienes llevan años poniéndonos los dientes largos con las bondades de la cosmética ahora se arrepintieran y nos animaran a dejar de consumirla o, al menos, a reducirla? Está pasando. Ahora, menos es más. Bienvenida al movimiento 'no buy-beauty'.

Unsplash

Los vídeos de belleza son un gran negocio en Youtube. Según la web de datos globales statista.com, el año pasado los contenidos relacionados con la belleza generaron más de 169 billones de visitas. Esto es un número más que considerable de personas viendo, escuchando y dejándose aconsejar acerca de cuál es la mejor base de maquillaje para igualar el tono de la piel, o cuántos pasos debe seguir tu rutina de limpieza para convertirse en la ideal. Porque sí, el mundo de la belleza se basa en el consumo masivo. Cuanto más, mejor. ¿O no te sientes 'inspirada' para comprarte la última barra de labios tras leer todas sus bondades en el vigésimo tercer post de Instagram? (el hashtag  #redlips tiene más de 15 millones de publicaciones en la red social). Pero las cosas están cambiando, y quienes siempre nos han conducido a este consumo masivo, parecen estar ahora renunciando a ello.

 

Consumo consciente

A pesar de que los tutoriales beauty siguen contándose por miles, si no millones, y los unboxing de nuevos productos continúan siendo un fenómeno de masas, también comienzan a proliferar los vídeos de youtubers y prescriptoras de belleza en redes, que declaran haber tomado conciencia del consumo excesivo que han alcanzado y promulgan uno más consciente. Es el caso de la bloguera de belleza Serein Wu, que en enero de este año compartió un vídeo con los más de 124 mil suscriptores de su canal, adhiriéndose al que se ha bautizado como movimiento 'no-buy-beauty' ('no comprar belleza'). "Siempre me ha gustado la cosmética, pero de repente me di cuenta de que se me había ido de las manos, y que la cantidad estaba primando sobre la calidad", explicaba en su momento. "Tenía incluso una sensación de insatisfacción por no poder terminar mi aceite facial favorito al tener que estar utilizando varios a la vez", contaba Wu. No solo comienza a notarse esta tendencia en Youtube.En Reddit, donde se alojan foros de discusión de noticias, existe un refugio para los amantes de la belleza que desean arrepentirse por sus años de compras compulsivas de maquillaje, y quieren desarrollar hábitos más responsables en beneficio del planeta (y de sus bolsillos). Se fijan unos límites de gasto y se apoyan unos a otros durante el proceso de abstinencia. Una suerte de "consumidores de belleza anónimos". El objetivo es consumir lo que ya tienes, antes de comprar más. La conciencia ambiental, como decíamos, también tiene su parte de 'culpa', y es que hasta hace poco si el champú de pelo o la crema facial no nos convencían, no les buscábamos otros usos, simplemente comprábamos otro. Ahora, este gesto sería un delito desde el punto de vista de la sostenibilidad.

MakeupRehab, con más de 50.000 suscriptores, es el nombre del foto en Reddit que acoge a una comunidad de exconsumidores compulsivos de belleza, con grupos de apoyo incluidos.
El fin de la 'fast beauty'

Sea como fuere, el movimiento 'no-buy-beauty' no parece estar afectando al consumo de belleza. En España, donde, según nos detalla Óscar Mateo, director de conocimiento y estudios de mercado de Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética), durante el primer trimestre del año la venta online de productos de belleza ha crecido un 9,5%, lo que la mantiene estable respecto al año pasado. Pero si estás dispuesta a unirte al movimiento, existen apps que en el momento de hacer una compra online te avisan de que ya has adquirido un producto parecido, como la aplicación Nailbuff (solo para esmaltes de uñas, eso sí). ¿Estaremos ante el fin de la fast beauty?      

Los datos

Solo el año pasado, los tutoriales de contouring en Youtube alcanzaron los 14 millones de visitas, 7 años después del famoso post de Kim Kardashian en Twitter.
El consumo de belleza per cápita en España es de 150 euros/año, lo que sitúa a los consumidores españoles por encima de la media europea de 137 euros/año. (Fuente: Stanpa).
El 90% de las mujeres adquiere productos de belleza a través de Internet (Fuente: Birchbox).
Las españolas nos informamos de las últimas novedades en webs y revistas online (62%), en las mismas redes de las marcas de belleza (47%) y en perfiles de influencers y celebrities (47%). (Fuente: Birchbox).
Según datos de Google, las primeras búsquedas de vídeos de 'no-buy-beauty' se realizaron en enero de 2018, apreciándose un repunte a comienzos de este año.

Continúa leyendo