¿Quieres esconder un granito? Utiliza prebase de ojos

A veces es inevitable que aparezcan pequeñas imperfecciones... Pero en nuestro intento por disimularlas hemos descubierto que la prebase es un gran aliado.

cara

¿Tienes una cita? ¿Una boda? ¿Un evento súper importante? Si eres de las que se suelen estresar antes de ocasiones especiales lo más probalable es que hayas tenido que sufirir la presencia de algún granito a causa de los nervios o de los cambios hormonales. Pero como uno de nuestros objetivos es intentar conseguir una piel bonita y libre de imperfecciones (aunque estas son naturales y muchas veces no se puede hacer nada) hemos descubierto un truquito que hará que te olvides de ese granito que ha aparecido para unirse a la fiesta. ¿Preparada para conocer el secreto que te salvará la vida ese día tan inoportuno?

 

Si tienes una piel con brillos en la zona T (frente, nariz y barbilla) lo más normal es que vez en cuando, aparezca algún granito. Muchas veces, aunque sigamos una rutina de belleza completa y muy cuidada es inevitable que nazcan ciertas imperfecciones ya sea por nuestro tipo de piel, que si es grasa siempre será más propensa o porque hormonalmente tengamos algún desequilibrio (puede que estemos pasando por una época de mucho estrés, que tengamos el período o que simplemente, nuestra piel no esté pasando por su mejor momento por alguna circunstancia ajena a nosotras: la sequedad del ambiente, al humedad, la contaminación...). Sea como fuere, hay algunos truquitos que nos ayudarán a atapar esos molestos granitos. Y lo más probable es que si eres una beauty addict ya tengas el producto en tu neceser. Hablamos del primer de ojos.

corrector

Es un producto que está destinado únicamente a los ojos, concretamente a los párpados. Pero nos puede ayudar a cubrir los granitos, sobre todo cuando tenemos una piel mixta o grasa. Normalmente este tipo de piel tiende a acumular brillos a lo largo del día y el maquillaje se va poco a poco, lo que hace que el corrector se cuartee y no aguante todo el día. Por eso, el truco reside en aplicar un poco del primer encima de la imperfección una vez hayas terminado de maquillarte. Deja que se seque bien y luego, con una esponjita, pon algo de corrector. De esta manera el concealer no se moverá del sitio ya que la fórmula del primer hace que se adhiera perfectamente a él. El granito estará tapado las 24 horas del día sin retoque gracias a este truco.

Si escoges un primer con color, ya que muchas veces los destinados a los párpados tienen un tono parecido al de la base de maquillaje, mejor que mejor: la cobertura será doble. Para que el efecto sea imborrable añade después unos polvos translúcidos para matificar y voilà! Adiós granito. Una solución muy fiable para esconder a aquellos compañeros indeseados que aparecen sin avisar.

corrector
Primer de Guerlain, (30€).

Eso sí, no seas generosa con las cantidades ya que lo último que queremos es crear un efecto máscara que accentuará más el granito. La rutina ideal sería la siguiente. Limpia cuidadosamente tu piel y sécala. Pon especial atención a los granitos y nunca los explotes para evitar marcas.

Si quieres que se sequen antes, aplica aceite del árbol del té por la noche. Secará la imperfección y así no tendrás una cicatriz. Después de haberte lavado la cara, hidratala con tu crema favorita. Una vez hecho esto, maquíllate como de costumbre: base (mejor no poner prebase en esta ocasión), máscara de pestañas y lápiz de cejas. Una vez hecho esto, procede con el truco: aplica la prebase de ojos en las imperfecciones y luego pon el corrector encima. Extiéndelo todo bien y déjalo secar. Para terminar, aplica polvos translúcidos haciendo hincapié en los granitos pero también por toda la cara. Acaba con un toque de polvos de sol, iluminador y una barra de labios. Granitos tapados y piel perfecta para todo el día. Para un cabado mucho más duradero añade una bruma facial matificante a tu rutina.

¡No habrá quién te pare -ni granito que se te resista-!

CONTINÚA LEYENDO