¿Sabes qué es el 'sun stripping'? Ponte morena a golpe de brocha

Los polvos bronceadores son tu aliado si lo que quieres es lucir un aspecto saludable y 'sun kissed' sin pasar por la playa.

Unsplash

Uno de los placeres del verano (además de comer helado) es tomar el sol. La vitamina D que los rayos solares nos aportan a la piel es fundamental para que esta esté saludable y se vea con más vida que en invierno.

No obstante, las sesiones de tomar el sol que nos solemos regalar en verano cuando vamos de vacaciones no son buenas para nuestra piel. Y es que, según los expertos, el tiempo óptimo que deberíamos ponernos al sol ronda los 15 minutos, nada más. Con este período ya obtenemos las vitaminas que necesitamos. Sin emabrgo, (y no mintáis, que nos conocemos) siempre excedemos este tiempo y la piel, desafortunadamente, se resiente debido a la exposición. Sobre todo la piel de la cara. Si los efectos de los rayos son perjudiciales para el resto del cuerpo, en el rostro, los destrozos pueden ser aún mucho peores ya que el tejido es más sensible.

Por eso te damos un consejo: Olvídate de los maratones de sol que no le hacen ningún favor a tu piel. Y apúntate esta técnica que te dará ese efecto besada por el sol o sun kissed que tanto deseas. Se llama Sun stripping y es la beauty tool que te hará la vida más fácil.

Di adiós a las quemaduras.

La técnica es muy sencilla y dice adiós a las férreas reglas del contouring o del baking que en verano, las mortales (porque las hermanas Kardashian nunca lo harían) dejamos de lado debido al calor. ¿Por qué engañarnos? Con las altas temperaturas lo último que apetece es una rutina de maquillaje larga que no deje respirar la piel y que debido a la humedad y el calor se cuartee y no sea cómoda. La premisa es buscar la sencillez y ese efecto buena cara, que con este método es muy fácil de conseguir. Solo necesitas dos elementos: una brocha gorda y unos polvos bronceadores con destellos melocotón y subtonos terracota. Nada de marrones intensos y oscuros sin brillo.

Unsplash

La aplicación es muy sencilla e incluso apta para las principiantes en el mundo beauty. Si tienes una piel sin imperfeccoines no necesitas maquillarla primero. Si por el contrario tienes algún granito que te ha visitado por sorpresa o alguna mancha que quieres tapar, un buen concealer será tu alido indispensable. Escógelo del mismo tono que tu piel así no tendrás que utilizar ningún producto encima. Finalmente, si tu rostro no está pasando por su mejor momento y crees que es necesario aplicar algún producto antes del colorete opta por una bb cream, una de las mejores alternativas para el verano. ¿Lo mejor? Que suelen tener una protección solar incorporada bastante alta por lo que te saltarás el paso de aplicar un protector solar por la mañana junto con tu crema hidratante.

Una vez preparada la piel coge la brocha con producto y aplica en mejillas, nariz y frente difuminándolo todo muy bien. Con el producto sobrante da algunos toquecitos en la barbilla. Lo que queremos conseguir es realzar el tono de la cara como si de verdad nos hubiera dado el sol, por lo que céntrate en las zonas donde sueles ponerte morena para crear el efecto.

Terracota Light de Guerlain, (36,95€).

Hecho esto tu piel estará radiante. Si quieres darle un poco de color a tu escote, repite la acción en la clavícula, los pechos y los hombros para que el color sea más uniforme, sobre todo si llevas una blusa escotada o palabra de honor. Tras esto pintalabios y un toque de rímel (como decía la canción) y voilà! perfecta para cualquier ocasión.

Antes muerta que sencilla, que razón tenía María Isabel.

Continúa leyendo