5 trucos para hacer el delineado perfecto, según los profesionales

La maestría en hacer este trazo es algo difícil de lograr, pero con ayuda de los que más saben podemos aproximarnos.

Conseguir realizar de forma apta el eyeliner es una tarea que requiere mucha práctica y no todas tenemos el tiempo suficiente para dedicárselo. Puede llegar a ser una técnica desesperante ya que cuando nos ponemos frente al espejo comenzamos a ser conscientes de que es muy complicado que el trazo quede simétrico en ambos ojos. Este tipo de maquillaje, de total tendencia es una manera muy efectiva de corregir aquellos detalles que no nos gustan de la forma de nuestro ojo, por ello vale la pena intentar controlar el trazo.


Existen numerosos técnicas, así como numerosos formatos de eyeliner: pomada, rotulador, pincel, lápiz tradicional y cada maquillador tiene su opinión sobre cuáles son los más sencillos y cuáles los más complicados. En lo que sí coinciden es en aplicar estos siete trucos que te contamos a continuación.

1. Delineado invisible

 

Comienza por lo más fácil. Existe un delineado que casi no da lugar a errores. Consiste en deslizar un lápiz tradicional a ras de pestañas, sin llegar a hacer una línea definida. También puedes delinear la waterline superior, de forma que la mirada quedará más intensa y profunda, pero no se percibirá una línea como tal. Para trazar la línea de agua superior hazlo como solías hacer la inferior, para tener mejor acceso a ella, pon suavemente la yema de tu dedo sobre el párpado móvil y deslízala con delicadeza hacia arriba.

Eyeliner
Getty Images

2. Un uso alternativo

El delineado de ojos no solo se puede emplear para enmarcar la mirada, que es su uso más habitual, también es una herramienta perfecta para resaltar aquellas zonas donde queremos focalizar la atención. Esta primavera además los eyeliners blancos pisan muy fuerte, por lo que con ellos podrás aportar luminosidad. Los maquilladores recomiendan aplicarlo en el lagrimal y en el tercio interior inferior, de esta forma obtendrás unos ojos más grandes inmediatamente. Para enfatizar este trabajo aplica sobre el pliegue del ojo una sombra neutra.

3. Elige bien el formato

Puede resultar agotador elegir bien las texturas y los formatos del eyeliner. En todo caso, no te guíes solo por tu gusto personal, ten en cuenta las características de tu párpado. Si tiene tendencia a producir grasa, los formatos rutulador, que se fijan con rapidez serán la mejor opción, mientras que un parpado seco puede trabajar difuminando con tranquilidad un lápiz al uso.

eyeliner
Getty Images

4. ¿Cuál es tu tono?

Aunque solemos escoger el negro sin pensárnoslo demasiado, puesto que este color enmarca más la mirada, lo cierto es que no es el que más favorece a todos los rostros. Mientras que unos maquilladores afirman que hay que tener en cuenta los colores de nuestra pigmentación natural para elegir el delineador, otros argumentan que el color adecuado es aquel con el que nos sentimos más seguras. No te cortes y juega también con los tonos de colores: un tono malva o verde puede ser el punto de atrevimiento que cambie tu maquillaje.

5. Ojo de gato


El objetivo de este delineador es alargar el ojo. Para ello, debes comenzar por la esquina interna y arrastrar la herramienta que hayas elegido hacia el exterior. Además la línea deberá ser casi imperceptible en el interior e irse ensanchando progresivamente hacia el exterior. Tú decides todo lo que la quieres alargar.

María Villar

María Villar

Me gusta la pizza con piña y soy un ave nocturna. Vivo entre lunares, lazos, labiales rojos y maxipendientes. Pero también tengo un objetivo: defender la moda y la belleza como formas de expresión.Todavía me corren cosquillas por el cuerpo cuando se refieren a mí como periodista. El café siempre sin azúcar.

Continúa leyendo