Belleza -- Maquillaje

¿Es un timo la línea de maquillaje de Kim Kardashian? Te contamos las críticas más comunes

Todo lo que toca se termina por convertir, en cuestión de minutos, en oro puro.  Después del rotundo éxito de su hermana pequeña Kylie, Kim, creadora del "Klan" más televisivo de la historia, no podía quedarse atrás. El 21 de junio de 2017, después de meses de espera, su línea de maquillaje KKW Beauty veía la luz. En tan solo 10 minutos la página web se quedó sin existencias dejando clara la influencia mundial de Kim.

Si Kylie comenzó su carrera como empresaria con los labiales de efecto mate, la mujer de Kanye West probó suerte con su técnica estrella, el  contouring. Este término, hasta hace 4 años ignorado por la gran mayoría de la población mundial, es ahora una realidad conocida por toda mujer, del uno al otro confín. Kim Kardashian cuyos perfectos pómulos, nariz y mandíbula se ven incluso más definidos con la ancestral técnica del 'claroscuro' ha decidido sacarle rentabilidad al contouring y crear una serie de herramientas "capaces de acercar su magistral técnica de maquillaje en el común de los mortales".

Después de una primera oleada de sold out, llegó la segunda remesa, aumentando de nuevo las arcas de la celebrity hasta agotarse, pero… ¿Qué opina la sociedad makeup addict de esta "revolucionaria línea de maquillaje"? Cientos de post, fotos y vídeo reviews después, el veredicto parece claro: KKW Beauty es un timo.

Tenemos comentarios a favor (normalmente publicados por los amigos y admiradores de Kim Kardashian), tenemos comentarios polite como los de Huda Katttan cuya línea de maquillaje sí es un verdadero éxito y tenemos opiniones devastadoras de amantes del maquillaje que han gastado sus ahorros en probar la esperadísima KKW Beauty.

Entre las críticas más repetidas está el elevado precio de la línea, la falta de opciones de compra, los gastos de envío, la textura del corrector o la bonita pero inútil esponja. Hay quien apunta a una falta de involucración de la celebrity en el proceso de desarrollo, a un afán de enriquecimiento o a un abaratamiento de los cotes. Aciertos, mejoras, errores imperdonables, packagingLo analizamos todo de la línea de maquillaje de Kim Kardashian.