Belleza -- Maquillaje

Los tatuajes temporales que vas a querer ya huelen a perfume

Hay cosas que son para toda la vida, como las amigas del colegio, la pulsera de mariposas con purpurina que tu tía (política, quién si no) te regaló por tu noveno cumpleaños y el medio limón que rueda en el interior de la puerta de la nevera. Luego están los tatuajes, pero para deshacerse de esos inventaron el láser fraccionado. Pero duele y puede dejar mancha. Para quitarte uno, mejor que sea con alcohol y una esponja. Y si antes de frotar has subido su fotografía a Instagram y contado que ha olido durante días a rosas, ylan-ylang y amapolas, el tatuaje se hace viral.

 

La mezcla de tinta y aroma no es nueva. Los tatuajes que olían a fresa se contagiaban por los brazos de los niños de los noventa como si fueran varicela. Quienes la han reinventado y vestido de adulta son los chicos de Tattly, una plataforma de Estados Unidos en la que ilustradores profesionales diseñan tatuajes temporales. La colección de Vincent Jeannerot, un pintor francés, está inspirada en la botánica. Es su tema predilecto. Lleva treinta años dibujando flores, hortalizas y plantas con acuarela. Las ilustraciones susceptibles de aparecer colgadas en la cocina de una casa de campo son su especialidad. Jeannerot pinta y enseña a pintar. Su galería en Lyon, al este de Francia, es también su taller. Para quien no tenga la paciencia ni la maña para aprender a dibujar hortensias con acuarela, Jeannarot ha pasado sus ilustraciones a tinta vegetal. Con agua, unos segundos de presión y 5 euros, cualquiera puede llevar un pedazo de arte sobre la piel.

 

 

Our floral addiction is so real, we even made tattoos to smell like them! Immerse yourself in the Scented Perennial Set by @vincentjeannerot.

Una publicación compartida de Tattly Temporary Tattoos (@tattly) el

Arte visual y olfativo. Los aromas que el ilustrador ha elegido para sus tatuajes enlazan las amapolas rosas, la madera de álamo, la rosa francesa y la flor de cananga. No importa que una de las líneas de la colección te pegue en la piel los ingredientes del bouquet garni, el racimo de especias y hierbas que se emplea en algunos platos de la cocina francesa. Aunque tenga forma de romero y perejil, tu tatuaje olerá a flores. Si no lo aplicas en una zona en la que la piel se pliegue, las imágenes de Jeannerot resistirán hasta cuatro días. La clavícula, el antebrazo y el muslo son zonas seguras. Distribuye con prudencia. No es necesario que te conviertas en la sucesora de Sergio Bergman, el ministro argentino de medio ambiente que hace unas semanas se disfrazó de planta para concienciar sobre el cambio climático. Que la intención está muy bien, pero no hace falta que parezca que acabas de caerte colina abajo y te has dejado las ramas puestas. La idea es ser una obra de arte, no estar hecha un cuadro.