Esta primavera llevarás las mejillas con blush, pero no como siempre: manual de uso del nuevo colorete

Amantes o no del uso del colorete, sabemos que unas mejillas sonrosadas son un acierto para darle calor y vida a nuestro rostro.

El colorete se ha convertido en un elemento tan importante como una buena base de maquillaje o un iluminador que nos provoque destellos en los ojos cuando refleja el sol. Este look de “buena cara” es una de las tendencias de esta temporada primavera-verano (tomando notas de los looks de pasarela) y que combina el estilo más atrevido y el más dulce del rostro.

Sonrojarse es una reacción del cuerpo a muchos factores (frío, viento, calor…) pero también lo relacionamos con las emociones: amor, duda, vergüenza… ¿Quién no se ha sonrojado cuando ha visto aparecer a su ‘crush’ sin esperarlo? Las mejillas de color rosa siempre muestran el lado más dulce e inocente de nosotras.

Y es por esto que esta tendencia habla de juventud, timidez y un buen estado de salud (sabemos que un rostro pálido no habla maravillas sobre cómo de bien nos encontramos). Y si queremos el efecto “buena cara” el colorete será tu máximo aliado.

 

¿La clave de este maquillaje? Menos es más.

Con una buena base,  iluminador y colorete podemos crear un look versátil adaptable a miles de situaciones, como convertirlo en maquillaje de noche añadiendo un labial tono vino por ejemplo.

El tono del colorete debe encontrarse en el rango de los rosas, a propósito de la primavera y los tonos rosados que nos recuerdan a esta estación del año, y los tonos más claros serán nuestros preferidos sin subtonos naranjas. Siempre dependerá del look que busques y del propio tono de tu piel, por ejemplo los tonos más fuertes de la gama del rosa, como el coral, casan muy bien con las complexiones doradas y son un ‘must’ para una noche de verano.

Lo apropiado es aplicarlo tan suave y sencillo como sea posible, desde la parte más alta de las manzanas (sonríe y no tendrás dudas de dónde aplicarlo). Si buscas un look aún más “sano y vivo”, prueba a recorrer una línea de una mejilla a otra pasando por el puente de la nariz, simulando haber pasado el día en la playa…

Sí chicas, el maquillaje 'light' es posible.

La recomendación es lucirlo con un maquillaje minimalista, para no focalizar la atención en distintos puntos de la cara (mejillas, ojos y labios a la vez) y el resultado termine transformándose en una careta, que no es lo que buscamos para un patrón de belleza acorde a la época estival...

¿Cuántas veces nos hemos puesto como meta un maquillaje de lo más natural y ha acabado pareciendo que íbamos directas a la Met Gala? El truco es usar el mínimo número de productos: una pasada de máscara de pestañas, un smoky eye con tonos topo (un neutro que se asemeje el propio tono de tu párpado) y un labio glossy nude. Un mix de tendencias que harán que te veas sana y joven.


Ahora que ya sabes las claves para usar el colorete de forma idónea, ¿te atreves con la sutileza y la frescura en el maquillaje de tu día a día?

Continúa leyendo