4 sencillas claves para cuidarte después de los excesos

Entérate ya: no existen alimentos buenos o malos, sino formas de estilo de vida más o menos correctas. Atenta a lo que te contamos y despídete de esos kilos de más que has ganado estas fiestas.

4 sencillas claves para cuidarte después de los excesos

Puede que después de las fiestas y las vacaciones eches la culpa a lo que has comido de tu aumento de peso, pero no es cierto. El verdadero culpable que te han hecho ganar esos kilos de más que ahora tanto quieres quitarte no ha sido el turrón o los polvorones, ha sido tu estilo de vida.

Y es que llevar unos hábitos alimentarios inadecuados –¡comer unos cuantos polvorones durante la Navidad no lo es!- , junto a un estilo de vida sedentario, además de otros elementos como el tabaquismo o el alcohol, son los principales factores de riesgo que facilitan ese aumento de peso que tanto detestas, aunque también puede acarrear otros problemas más severos, como la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles.

Pero todo ello se puede evitar si te cuidas y prestas atención a tus rutinas y costumbres y comienzas a cuidarte a diario. ¿Cómo? Con estas 4 sencillas claves.

1. La ingesta calórica debe ser igual al gasto de energía. O dicho de otra manera, come solo lo que necesitas. Con este sencillo gesto te asegurarás de no engordar, ya que no ingieres calorías extra, que además luego no quemas. Dentro de un estilo de vida saludable es muy importante mantener a raya el sobrepeso, ya que este puede generar otros problemas más serios, como la hipertensión o las enfermedades del corazón.

Claves para cuidarte después de los excesos

 

2. El deporte es fundamental. Dentro de un estilo de vida saludable, el deporte debe ser uno de los pilares básicos, ya que así se llegará al equilibrio energético óptimo, entre otras cosas. Ya que no solo se trata de trasladar a la sociedad el mensaje de “comer menos y moverse más”, sino de transformarlo antes por otro mucho más acertado: hay que moverse más, pero también comer mejor y mantener una alimentación variada, moderada, equilibrada, confortable y sostenible.

3. La restricción alimentaria a largo plazo no es eficaz. Olvídate de no comer para controlar el peso, ya que nuestra fisiología está preparada para un alto nivel de ingesta y gasto energético. La restricción lo único que consigue es que el organismo se adapte para mantener el peso alterando la reducción del gasto energético.

4. Mantén un correcto balance energético. Pero siempre siguiendo la ingesta de energía recomendada para cumplir con las recomendaciones nutricionales de los expertos, especialmente en cuestión de vitaminas y minerales. Te recomendamos aumentar el gasto energético y hacer todo lo posible por reducir el sedentarismo.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS