Adelgazar sin dieta: ¡haz tus ensaladas más atractivas!

Seguro que has oído muchas veces la expresión “comer por los ojos”, pues es totalmente cierta y no solo porque, a veces, nos echamos más cantidad de la que realmente queremos, si no también por que el aspecto del plato es fundamental para abrir apetito.

Seguro que has oído muchas veces la expresión “comer por los ojos”, pues es totalmente cierta y no solo porque, a veces, nos echamos más cantidad de la que realmente queremos, si no también por que el aspecto del plato es fundamental para abrir apetito.

Que un plato resulte atractivo a la vista y den ganas de probarlo es fundamental para que tenga éxito y, además, es básico a la hora de llevar una dieta sana. Mucha gente confunde dieta sana con comidas pobres y de aspecto triste o poco apetecible, sin embargo no es así. Una ensalada es una ensalada, pero hay formas muy diferentes de prepararla y el resultado puede ser atractivo para la vista o aburrido y poco llamativo.

Lo bueno de las ensaladas es que nos dan la posibilidad de innovar y combinar ingredientes saludables de manera que resulten muy apetecibles. Si todos los días nos hacemos una triste ensalada de lechuga y tomate, es probable que la aborrezcamos y asociemos ensalada con comida poco gustosa.

El color es fundamental para que un plato llame la atención y den ganas de probarlo, por eso, es importante mezclar color en nuestras ensaladas: tomate, maíz, fruta, lechuga, espinacas, aceitunas, remolacha, papaya, piña, queso bajo en grasas… son muchas las opciones coloridas que tenemos para preparar una ensalada sana y apetitosa.

La manera de servirla y la presentación también son importantes: es preferible servir en platos de manera más vistosa que colocar una gran fuente en la que todo aparece revuelto e invita poco a degustarla. Además, cuanto mejor cortemos los alimentos, más llamativa a la vista resultará la ensalada.

¿Quieres saber más trucos para hacer ensaladas atractivas? No te pierdas nuestra galería: 5 trucos para hacer ensaladas más atractivas a la vista.

Continúa leyendo