¡Adiós a la tentación! Aprende a decir NO a los dulces

¿Eres adicta a ellos y por más que lo intentas no puedes resistirte a ellos? Te contamos cómo puedes conseguirlo.

¡Adiós a la tentación! Aprende a decir NO a los dulces (1)

Cuando la tentación acecha, es muy difícil superarla. En la oficina es esa chocolatina que encontramos en la máquina de snacks; en el supermercado son las estanterías llenas de dulces, o por la calle es el escaparate de esa panadería que tanto te llama. Si encima estás a dieta, todavía es más complicado resistirse, pues tu cuerpo parece que desea hacer por todos los medios que te la saltes, además de que encuentras pecados en cada esquina.

Pero, ¿por qué se producen estos repentinos deseos de comer dulce? Como nos cuenta los expertos en nutrición de Noom, la culpa es de la hormona Ghrelina, conocida como “hormona del hambre”. Ella es la responsable de informar al cerebro de que hemos consumido los alimentos que se encontraban en nuestro estómago y que es necesario reponerlos; es entonces cuando el hipotálamo dispara la segregación de neuropéptidos, que estimulan el apetito y sirven como indicador de que toca comer. La ansiedad por comer funciona de otra forma distinta, pues mentras el hambre está controlada por el estómago y garantiza que nuestro organismo funcione correctamente, la ansiedad está vinculada directamente con la actividad cerebral.

Y la culpa de todo la tienen nuestros ancestros, pues la atracción por los dulces, la sal, los carbohidratos y la grasa proceden de la edad de piedra. Según estudios realizados por el Yale University’s Prevention Research Center, en esa época las calorías era una fuente intermitente, y al ser un elemento esencial para la supervivencia, el organismo recompensaba su consumo; así, cuando los cazadores comían algo con alto contenido en grasa y calorías, el cerebro les recompensaban con un chute de dopamina, un químico relacionado con el bienestar que provoca placer y sensación de euforia.

Por eso aún hoy en día, cuando comemos esos alimentos, recibimos una recompensa, lo que genera una predeterminación hacia una conducta condicionada por el cerebro, porque aunque hemos evolucionado en muchos aspectos, algunas de sus conductas no.

¡Adiós a la tentación! Aprende a decir NO a los dulces (2)

Así, ¿qué trucos podemos utilizar para no caer en la trampa de nuestro cerebro? Desde Noom nos dan cuatro sencillas pautas:

1. Reduce el estrés de forma natural. Identifica porqué te viene ese ansia por comer algo dulce. Cuando estamos estresados, nuestro cerebro segregan la hormona cortisol, que le pide que busque una recompensa. Intenta sustituir esa tentación por otra saludable, como por ejemplo andar o hablar con un amigo, concentrándote en tu dieta.

2. Evita la asociación de ideas que provocan una reacción inmediata. Sobre todo para evitar el efecto pescadilla que se muerde la cola y que siempre te pidas recompensas ante según qué situaciones -el olor de unas cookies, la visión de una panadería-. Una forma de acabar con ese círculo es hacer algo saludable para generar así nuevas conexiones neuronales que rompan con esa cadena. Hay estudios que demuestran que aquellas personas que se concentran en el objetivo de cuidarse mientras sienten una tentación, muestran una mayor actividad en el cortex prefrontal, que es capaz de inhibir el sistema de recompensa cerebral.

3. Date tiempo. Mucha gente cree que esas ganas irrefrenables se incrementan con el paso del tiempo, pero lo contrario también es cierto. El ansia es como una ola que nace, crece y decrece hasta desaparecer, por lo que es recomendable encontrar una distraccción cuando el deseo está en su máximo, por lo que desaparecerán en unos 20 minutos.

4. Y si de verdad te resulta imposible resistir la tentación, tómate un trozo de pastel -o lo que tengas ganas- y hazlo sin remordimiento. ¡No te fustigues por ello! Eso sí, intenta que no sea en raciones enormes y sin control, e incluso puedes buscar el truco de compartirlo con alguien para no ingerir tantas calorías.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS