Azúcar, cómo y cuándo

No lo demonices, ni tampoco le des “carta blanca”. El azúcar es necesario y no debe faltar en tu dieta por mucha operación bikini a la que te sometas. Eso sí, tienes que preguntarte cómo, cuánto y cuándo tomarlo.

azúcar

Partamos de una frase que a veces se nos olvida: una caloría representa la misma unidad métrica si viene de una lechuga que de bollería industrial, ya que hace referencia a la cantidad de energía calorífica necesaria para elevar en un grado centígrado la temperatura de un gramo de agua. En el ejemplo del bollo, si este tiene 223 kilocalorías (o lo que es lo mismo 223.000 calorías) en teoría tiene energía suficiente para elevar la temperatura de 223 litros de agua en un grado centígrado. Eso sí, no todas las calorías se “procesan” igual: si provienen del azúcar, de la proteína o de la grasa.

Se recomienda que, en una dieta normal, el 10 % de las calorías que se consuman vengan del azúcar: un gramo de azúcar tiene aproximadamente 4 calorías. Proporciona energía instantánea, pero también tenemos que tener en cuenta que sólo contiene carbohidratos de rápida absorción. Su asimilación es muy rápida, por lo que enseguida tendrás sensación de hambre.

Además, nos enfrentamos a otro problema: muchos alimentos no especifican cuánta cantidad de azúcar contienen. Se habla de La Paradoja Australiana: una investigación que determinó que, en los últimos 30 años, se logró en el país una disminución en la ingesta de azúcares refinados, pero la obesidad se había disparado. Los autores del estudio determinaron que, mientras que había descendido el consumo de bebidas azucaradas, había aumentado el de alimentos como chocolates, pasteles, galletas, pizza y frituras envasadas.

La mayoría de los azúcares añadidos que consumimos provienen de alimentos envasados y procesados. Y llegamos al siguiente punto: cuándo los tomamos.

Tenemos que asegurarnos de que nuestras comidas están bien repartidas. La hora influye en cuánto engorda una comida y –a la inversa- en cuánto adelgaza un ejercicio físico. Si buscamos adelgazar, los nutricionistas nos recuerdan el famoso refrán de desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo y realiza ejercicio por la mañana. Por último, ten en cuenta que tu metabolismo: intenta sustituir el músculo por la grasa, ya que este primero gasta más energía (“quemarás” más calorías).

Etiquetas: adelgazar, azúcar

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS