Balance energético, ¿hasta qué punto es importante?

Las grasas y azúcares no son los únicos culpables de que engordes. ¿Hay un misterio?

Balance energético

Seamos sinceras, todas las mujeres sabemos qué debemos hacer para no engordar, nos lo llevan repitiendo por activa y por pasiva infinidad de veces y nosotros no nos queremos enterar. Es sencillo, el truco radica en igualar la ingesta de alimentos al gasto de energía.

La lista de la compra no es tu enemigo, tu báscula no miente y sí, acabas de comerte un donut. Pero tranquila, no es para tanto, se trata de cambiar el chip, de reconocer tus errores y de entender la ecuación estrella. Gasto energético = ingesta de alimentos.   

"El peso corporal se mantiene si la ingesta iguala al gasto, dado que nos encontramos en equilibrio energético", ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ), Ángel Gil. "El peso corporal varía sólo cuando el gasto es desigual a la ingesta en periodos relativamente largos de tiempo y no debemos olvidar que existe una ingesta mínima de energía y por lo tanto lo más adecuado es aumentar el gasto y no seguir reduciendo únicamente la ingesta", ha añadido.

Evidentemente esto es relativo, hay personas que comen más cantidad que otras y engordan menos debido a su constitución o simplemente a la velocidad del metabolismo. Pero esto son casos concretos que no hacen que el peso de una persona varie de normal a obesa. Está demostrado que  el aspecto fundamental en la prevención de la obesidad es el control de la energía ingerida a través de alimentos y bebidas, y la gastada a partir de la actividad física, mantenimiento de las funciones vitales, y la necesaria para poder utilizar los nutrientes contenidos en los alimentos.

Está bien que quieras comer sano, que leas las etiquetas de los alimentos, que controles el índice glucémico y que cocines correctamente los hidratos de carbono, todo esto es estupendo siempre y cuando no te olvides de practicar ejercicio todos los días. La práctica del ejercicio requiere una intensidad, ni muy alta ni muy baja, regla que se debe aplicar en cualquier deporte, pues un exceso siempre es desaconsejable.

Cuidado con ingerir menos de lo que gastas, el cuerpo utiliza la energía que se almacena en el tejido adiposo lo que provoca un descenso de peso.

Ten en cuenta estos consejos:
-Comer lentamente provoca mayor sensación de saciedad y permite que el organismo identifique cuando se encuentra satisfecho. El cerebro tarda 15 minutos en comprender que el cuerpo ha sido alimentado.

-Comenzar la comida con una sopa desgrasada o una ensalada de verdura o fruta puede ayudar a sentirse más satisfecho y comer menos del resto de platos.

-Utiliza platos pequeños que luzcan más rebosantes. Estarás engañando al cerebro.

-Beber al menos ocho vasos de bebidas no calóricas es una gran opción para sentirse saciado a lo largo del día.

-Cuando el propósito es conservar la buena salud y reducir el riesgo de enfermedades, lo ideal son 30 minutos de actividad física moderada, 5 días a la semana. Si se trata de perder peso y prevenir su aumento, serían necesarios 60 minutos de ejercicio moderado a intenso, entre 5 y 6 días de la semana.

-Para las personas que están comenzando a hacer ejercicio recomendamos empezar cogiendo las escaleras en lugar del ascensor, caminar o estirarse en la oficina, pasar menos tiempo frente a la pantalla de la televisión u ordenador. A las semanas ya podrás pasar a actividades más intensas como montar en bici, ir al gimnasio o jugar al tenis.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS