Come bien, para alimentar su futuro

¿Cuál es tu relación con la comida? ¿Cómo quieres que sea la de tus hijos? No te pierdas estos 5 datos sobre nutrición infantil. Piénsatelo antes de volver a dar un bocado delante suyo.

educación comida

¿Cuál es tu relación con la comida? ¿Cómo quieres que sea la de tus hijos? No te pierdas estos 5 datos sobre nutrición infantil. Piénsatelo antes de volver a dar un bocado delante suyo.

1.- Madres exigentes = hijas con problemas

No es una fórmula exacta, pero sí muy frecuente. Si estás estresada, angustiada o controlas en exceso lo que comen tus hijas, estas pueden volcar sus propias inseguridades en la alimentación. Según la American Dietetic Association, cuando la progenitora está insatisfecha con su cuerpo, las hijas aprenden a basar su autoestima en su apariencia.

2.- No te obsesiones con las calorías

Se estima que en edad escolar deben consumir una media de 2.000 calorías y, según el estudio científico ANIBES (Antropometría, Ingesta y Balance Energético en España), los niños españoles lo cumplen. Eso sí, hay que fijarse en qué comen. Como afirma ANIBES, su dieta está desequilibrada: consumen más calorías que las recomendadas (16% de la ingesta total entre los más pequeños y 16,2% en adolescentes), al igual que grasas (38,9% en niños y 38,1% en adolescentes), pero su consumo de hidratos de carbono es inferior a las recomendaciones (43,8% en niños y 44,4% en adolescentes)".

3.- La mejor báscula, el amor

Hay otro estudio de la Universidad Estatal de Ohio que asegura que los cuidados y la atención de la madre al bebé durante sus primeros meses marcará su peso de por vida. Según su macroestudio realizado con 1.000 niños durante sus tres primeros meses hasta los 15 años de edad, los pequeños con una relación menos cercana tienen más probabilidades de ser obesos en la adolescencia.

4.- Juega

En España, los niños de 4 a 14 años pasan 4 horas al día frente al televisor: ¡tenemos el mayor consumo televisivo infantil de toda Europa, solo superados por Italia! Según ANIBES, hay un consenso científico que indica que “los niños y adolescentes deben practicar al menos una hora de actividad física de moderada a vigorosa al día, es decir, la práctica de algún deporte o actividad de intensidad similar, como saltar, correr, patinar o montar en bici, al menos 5 días a la semana o preferentemente todos los días. Asimismo, las actividades sedentarias no educativas no deben exceder las 2 horas al día”.

5.- No lo dejes para después

Huye de la frase “¡ya comerá bien cuando crezca!”. No es cierto. Se ha demostrado que si el niño o la niña padecen sobrepeso entre los seis meses y los siete años de edad, tienen un 40% de posibilidades de ser un adulto obeso, mientras que si éste se presenta entre los seis y los trece años, la posibilidad aumenta hasta el 70%”.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS