Comer en verano: cenas ligeras

Noches calurosas, largas y cenas ligeras. Cuando llega el verano, nuestro cuerpo pide comida ligera y alimentos frescos.

cena verano

Noches calurosas, largas y cenas ligeras. Cuando llega el verano, nuestro cuerpo pide comida ligera y alimentos frescos.

 

Comer mucho por la noche no es una buena idea, ya que nos costará más dormir y la sensación de pesadez es mayor. Las cenas ligeras son las grandes aliadas de las noches de verano.

 

Debemos tener en cuenta que los alimentos que tomamos por la noche, no los quemamos como hacemos con los que comemos a lo largo del día, ya que, generalmente, la actividad es menor. Por tanto, controlar nuestras cenas es un factor muy importante si queremos mantener la línea, adelgazar o, simplemente, si comer en verano es para nosotros sinónimo de mayor ligereza y frescura.

 

Cenar ligero

Nuestro metabolismo tiene una función más lenta durante la noche, por lo que debemos evitar pasarnos en la cena si no queremos sufrir digestiones pesadas.

 

Los embutidos, los fritos, los dulces… en general, los alimentos que contienen muchas grasas, son poco amigos de las noches de sueño placentero.

 

Puede parecer extraño, pero muchas frutas y verduras son poco recomendables para tomar de noche, ya que dan gases y, algunas, producen acidez. Muchos lácteos tienen gran cantidad de calorías que no quemaremos durante la noche. Los alimentos picantes y las salsas fuertes tampoco te harán pasar una buena noche, ya que producen ardores.

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS