Comer por ansiedad. ¡Stop!

Cuando vivimos situaciones que nos estresan tendemos a comer más y no por hambre sino por ansiedad. Te contamos cómo evitarlo.

Comer por ansiedad

Cuando vivimos situaciones que nos estresan tendemos a comer más y no por hambre sino por ansiedad. Te contamos cómo evitarlo.

De hecho, un estudio confirma que las mujeres que sufren estrés laboral y están agobiadas en le trabajo son más propensas a utilizar la comida como vía de escape.

La investigación, que ha estudiado los hábitos de 230 mujeres finlandesas, concluyó que las  que sufrían agotamiento laboral tendían a comer más por agotamiento emocional que por hambre. Este mal hábito, al final, puede ocasionar problemas de sobrepeso.

Comer sin control

Estar agobiadas en el trabajo y agotadas al final termina repercutiendo de diferentes formas y una es esta: comer emocionalmente.

Además, nadie suple su estrés comiendo tentempiés sanos sino más bien todo lo contrario, vamos a la máquina y compramos un snack poco saludable, chocolatinas, zumos azucarados…

Lo mejor es que, cuando sintamos la necesidad de comer a causa del estrés, optemos por una infusión relajante y saludable o un tentempié sano: una fruta, por ejemplo.

No hay que olvidar que cuando sentimos un pico de estrés y nos lanzamos a por una chocolatina, lo único que estamos haciendo es poner un “parche” a nuestro problema. Que al rato será mayor porque llegará el sentimiento de culpabilidad por lo que nos acabamos de comer.

¿Quieres saber algunos trucos para acabar con este hábito? Mira nuestra galería de consejos para dejar de comer por ansiedad.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS