Comer sano: alimentos integrales

Cuando hablamos de comer sano, es inevitable que se nos pasen por la cabeza los alimentos integrales, pero ¿qué hay de cierto en los beneficios de estos productos?

integrales

Cuando hablamos de comer sano, es inevitable que se nos pasen por la cabeza los alimentos integrales, pero ¿qué hay de cierto en los beneficios de estos productos?

 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el término “integral” hace referencia a los cereales y legumbres que no han sido refinados. Los productos refinados o blancos pierden la fibra y algunas vitaminas en el proceso de tratamiento, sin embargo, los alimentos integrales las conservan.

 

Debemos tener cuidado al comprar productos integrales, como galletas o pan de molde, por ejemplo, ya que muchas veces están elaborados, en realidad, con harina de trigo refinada a la que luego se trata de añadir la fibra que ha perdido en el proceso, pero el resultado es peor.

 

Otro factor que debemos tener en cuenta es que la fibra que aporta comer alimentos integrales tiene numerosos beneficios sobre nuestra salud, como reducir el colesterol “malo”, aumentar el “bueno” y produce sensación de saciedad, por lo que ayuda a comer cantidades menores.

 

Sin embargo, hay que tener cuidado con una alimentación con exceso de productos integrales, ya que un consumo abusivo de fibra puede provocar problemas intestinales, gases, diarreas, etc.

 

Existen muchos mitos sobre los alimentos integrales. Te hablamos de ellos en nuestra galería “Mitos sobre los alimentos integrales”.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS