Cómo ser una mujer “healthy”

La salud nos preocupa cada día más, eso está claro. Pero, ¿qué hay que hacer para llevar un estilo de vida saludable?

Cómo ser una mujer “healthy”

La salud nos preocupa cada día más, eso está claro. Pero, ¿qué hay que hacer para llevar un estilo de vida saludable? ¿Cuáles son esos buenos hábitos que tenemos que incorporar en nuestra rutina?

 

Comenzar el año suele ser sinónimo de ponerse metas y fijar objetivos para los próximos meses. Uno de los que siempre está en la lista es mejorar nuestros hábitos y llevar una vida un poco más sana, ¿verdad? Special K ha realizado un estudio entre 1.000 mujeres y concluye que ser “healthy” está de moda.

 

El 17% de las mujeres encuestadas considera que lleva un estilo de vida saludable y que se preocupa por su alimentación durante todo el año. Parece que cada vez son menos las mujeres que recurren a las famosas dietas milagro y la tendencia es llevar una alimentación equilibrada y saludable.

 

El punto débil, sin embargo, está en el ejercicio. Solo el 28% asegura practicar algún deporte de forma regular.

Hábitos para una vida saludable

¿Qué hay que hacer para llevar una vida saludable? Pues lo primero de todo es concienciarse y empezar a fijarse metas. Ir adquiriendo poco a poco nuevos hábitos que harán que nos sintamos mejor con nosotras mismas.

 

Hacer ejercicio dos o más veces por semana, hacer cinco comidas al día, no saltarse el desayuno, controlar las grasas, beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día… Son algunas de las rutinas "healthy" que hay que incluir en el día a día y que nos harán sentirnos más sanas, guapas y felices.

5 pasos para cambiar de hábitos

Sin embargo no todo el mundo lleva una vida sana. Algunos hábitos de nuestra día a día son nocivos y cambiarlos no es tarea fácil. La coach María Vila nos da las claves para que no resulte tan complicado:

 

- Identifica el mal hábito y fíjate objetivos. Lo primero que debes hacer es tener claro cuál es ese hábito nocivo que forma parte de tu rutina y quieres cambiar. Después describe la nueva meta que quieres conseguir.

 

- Visualízate haciendo ese nuevo hábito: cómo lo haces, con quién, cómo te sientes… Y analiza los beneficios que tendrá en tu vida.

 

- Estudia las causas que te llevan a ese mal hábito y crea un nuevo hábito para esas situaciones. Por ejemplo, si cuando te estresas fumas (mal hábito) puedes cambiarlo por un paseo relajante que te ayude a reducir el estrés (buen hábito).

 

- Anota tus pequeños logros y celébralos. A medida que vayas cumpliendo objetivos date pequeños caprichos saludables, así te motivarás y seguirás avanzando.

 

- Se constante. Según los expertos repetir 21 veces una rutina hace que se convierta en hábito. Así que ¡no abandones a la primera de cambio!

 

Una vez hayas adquirido estas buenas costumbres, formarán parte de tu vida y no te costará seguirlas.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS