Trucos saludables para conseguir un desayuno ligero: 4 recetas que te cambiarán la manera de desayunar

El desayuno es la primera comida del día y (a pesar de lo que mucha gente piensa) una de las más importantes. Te explicamos cómo mejorarlo utilizando frutas de temporada. Sano, ligero y muy completo.

Brooke Lark para Unsplash

El desayuno es la primera comida del día y, a pesar de lo que mucha gente piensa, una de las más importantes. Comenzar la mañana sin desayunar hará que tengamos menos energías y que nos cueste más ponernos en marcha. Sin embargo, hay que tener cuidado para no empezar añadiendo a nuestra dieta más azúcar y grasa de la que debemos.

Es muy típico que los desayunos se basen en leche o café acompañados de algo de bollería industrial, galletas o cereales azucarados. Sin embargo, no son las mejores opciones para apostar por desayunos ligeros y nutritivos. Sobretodo si buscamos desterrar el azúcar refinada de nuestra dieta

Las frutas, el pan integral, el queso fresco…son solo algunos de los alimentos sanos que pueden hacerse protagonistas de un buen desayuno.

¿Sabes que si lo que buscas es adelgazar saltarte el desayuno es una mala idea? Si no ingerimos algo a primera hora de la mañana, nuestro metabolismo no se activa y esto nos hace desear mayor cantidad de azúcar y alimentos más grasos a lo largo del día. Pero, si quieres saber más sobre ayunos intermitentes o si debes o no entrenar en ayunas te aconsejamos que acudas a un especialista que mida tu nivel de grasa corporal y que te explique qué es lo que mejor se adapta a ti. 

Y, como curiosidad, para los fumadores, ¿sabes que si no desayunas tendrás más tendencia a fumar? Así lo asegura un estudio publicado en la European Journal of Clinical Investigation.

 

Una manera fantástica de arrancar el día con energía es aportar ese chuto de fructosa que tienen las frutas. Para ello te aconsejamos que incluyas una o dos piezas de fruta en tu desayuno. Para elegir las que más se adapten a tu organismo debemos apostar por frutas de temporada. Para aprender a incluirlas en nuestro día a día te presentamos las recetas elaboradas por el chef de Biovivo - expertos en fruta y verdura ecológica-,  Alejandro Mejias

SMOOTHIE DE MELOCOTÓN Y MANZANA

Brooke Lark para Unsplash


INGREDIENTES: 
1 Manzana
1 Melocotón
4 CS Copos de avena
1 CS Semillas de lino
½ Yogur natural 0%

ELABORACIÓN
Lavar, pelar y quitar hueso y semillas del melocotón y la manzana.
Añadir todo al vaso de la batidora.
Batir hasta que tenga una textura lisa.
Enfriar.

SMOOTHIE DE CIRUELA Y FRESA


INGREDIENTES 
1 CS Semillas de lino 
½ Yogur natural 0% 
1 CS Semillas de lino 
½ Yogur natural 0% 

ELABORACIÓN 
Lavar y pelar las ciruelas y las fresas. 
Echamos en el vaso de la batidora todos los ingredientes y trituramos. 
Enfriar. 


TORTITAS DE AVENA Y PLÁTANO CON RICOTA Y TOMATE


INGREDIENTES 
1 Plátano maduro 
1 Huevo 
3 CS Copos de avena 
1 Tomate 
1 Albahaca fresca 
Queso ricota 
 AOVE 


ELABORACIÓN 
Machacar bien el plátano, batir el huevo y en un bol, mezclar bien todos los ingredientes. 
En una sartén con un poco de aceite, echamos dos cucharadas de la mezcla, cocinamos un par de minutos por un lado, y damos la vuelta, para cocinar otro par de minutos. 
Cortamos el tomate en rodajas. 


BOL DE YOGUR CON FRUTOS SECOS Y FRUTA

Melissa Belanger para Unsplash


INGREDIENTES 
1 Nectarina 
3 Nueces 
2 CS Copos de avena 
1 Yogur natural 0% 
Bayas de goji 
Pipas de calabaza 
Miel/Sirope de agave 


ELABORACIÓN 


Pelar la nectarina y las nueces. 
Colocamos la avena en el fondo, echamos el yogur encima, y luego vamos poniendo la fruta, frutos secos y completamos con un chorro de miel/sirope.

También te puede interesar:
Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo