Vídeo de la semana

El estrés y una mala alimentación pueden debilitar nuestro sistema inmunitario. te explicamos cómo prevenirlo

El frío, el estrés laboral o una mala alimentación diaria son tres de los factores que pueden minar la capacidad de nuestro sistema inmunitario.

alimentos defensas:El estrés y una mala alimentación pueden debilitar nuestro sistema inmunitario
Imaxtree

Nuestro sistema inmune necesita reforzarse, el gran protagonista de estos últimos meses, vuelve a ser protagonista ante los recientes estudios que demuestran que: El estrés y una mala alimentación pueden debilitar nuestro sistema inmunitario. Con la pandemia de Covid-19, muchas personas han manifestado síntomas de depresión o ansiedad durante el confinamiento.

Pero vamos a comenzar hablando de cómo funciona, para que entendamos cómo podemos cuidarlo. 

Si nuestro sistema inmunológico está fuerte, plantar cara al invierno y ver pasar los resfriados de largo será mucho más fácil. Además, el fin del verano siempre trae un pequeño bajón anímico que hace que nos sintamos también más débiles, pero un buen chute de energía puede hacernos cambiar el chip.

  • Hay alimentos que son perfectos para aumentar nuestras defensas y, además, podemos tomarlos de muchas maneras. Es el caso, por ejemplo, de los cítricos como el limón, la naranja o la mandarina, ya que aportan gran cantidad de vitamina C al organismo, muy eficaz a la hora de combatir catarros. También son antioxidantes, contienen mucha agua y aportan pocas calorías, por lo que ayudan a cuidar la línea.
  • Las espinacas y el repollo son otros dos grandes aliados de nuestro sistema inmune, ya que aportan nutrientes como la vitamina C, antioxidantes y ácido fólico.
  • ¿Sabes que los arándanos son muy recomendables para las mujeres? Tienen propiedades antibacterianas y son muy eficaces para combatir la cistitis y las infecciones de orina, problemas bastante habituales entre el género femenino.
  • ¿Quieres saber más sobre qué comer para reforzar el sistema inmune? No te pierdas nuestra galería: Alimentos para aumentar las defensas.

El estrés y una mala alimentación pueden debilitar nuestro sistema inmunitario

El frío, el estrés laboral o una mala alimentación diaria son tres de los factores que pueden minar la capacidad de nuestro sistema inmunitario. Además, según un estudio liderado por la Universidad Autónoma de Madrid, la crisis sanitaria ha agudizado todavía más este problema, ya que 2 de cada 10 españoles han sufrido ansiedad (19,5%) durante estos meses, lo que les ha supuesto una bajada de defensas.

El informe, liderado por científicos del Instituto de Investigación Sanitaria, la Fundación Ikerbasque, la Universidad de Stanford, SRI International y la Universidad de la Mancomunidad de Virginia (EEUU), advierte que 7 de cada 10 personas sufrieron síndrome de estrés postraumático (68,5%) y 1 de cada 4 padecieron depresión:”Estos datos son preocupantes desde el punto de vista inmunitario,  y que está demostrado que un sistema débil puede conllevar complicaciones, especialmente en los meses de invierno", advierte Eulalia Guinart, responsable de AlchemLife.

El Departamento de Medicina Interna del Centro Médico de la Universidad Radboud en Nimega (Países Bajos), para lograr un sistema inmunitario fuerte es clave dotarlo de nutrientes y la energía necesaria para que sea efectivo. Esto se consigue con unos buenos hábitos y un estilo de vida sano.  Para ello, es necesario llevar una dieta que incluya alimentos ricos en vitaminas A, C, D y B12, y además minerales como el selenio, zinc o el hierro. En caso que sea necesario un aporte extra, el uso de complementos alimenticios podrá ser una buena opción.

También te puede interesar:
Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo

#}