Controla tu estrés, relaja tu cuerpo

El estrés te ataca por muchos frentes, más de lo que piensas.

Si eres mujer, sus efectos pueden ser aún más acentuados. Tómate con más calma la vuelta al trabajo: tienes muchos remedios al alcance de tu mano.

Tenemos que aprender a desconectar con la mente y con el cuerpo para evitar el temido y dañino estrés.

Para empezar, tenemos que controlar nuestros ritmos internos. La falta de sueño no solo perjudica a tu mente. Ya habrás oído que pasar 24 horas sin dormir puede tener un efecto similar en nuestros reflejos como haber consumido 5 copas, pero –además- no dormir impide que nuestro cerebro se repare. Lo que muchos desconocen es que la falta de sueño también tiene una relación directa con el tamaño de nuestra cintura.

Dormir menos de cinco horas al día provoca que nuestro organismo genere menos leptina, la hormona que nos hace sentir saciados y regula el almacenamiento de grasa. Por eso cuando no dormimos lo suficiente no paramos de picotear.
La alimentación es clave. Te recomendamos alimentos antiestrés, como los espárragos, ricos en ácido fólico, esencial para mantener la calma. La vitamina C de las naranjas también frena los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Toma un yogur natural cada día para regenerar la flora intestinal y favorecer la producción de serotonina, la llamada hormona de la felicidad.

Muchos estudios han demostrado las bondades del chocolate negro para multitud de aspectos, entre otros, nuestro estado de ánimo. Tomar una pequeña cantidad de chocolate negro al día (40-50 gramos) reduce los niveles de hormonas de estrés.

El estrés también puede provocar estreñimiento ocasional, un problema que se agrava con la obsesión de seguir peligrosas dietas proteicas en septiembre para combatir los kilos de más cogidos en verano. No te olvides de añadir fibra a tu dieta, dormir lo suficiente y activar tu organismo mediante la práctica de deporte: aumentará tu producción de serotonina, te ayudará a eliminar los excesos y favorecerá tu tránsito intestinal. Bebe mucha agua y, recurre a por ayuda a nuestra farmacia si el problema persiste.

Continúa leyendo