El exceso de carne roja reduce los años de vida

Cada vez está más presente en la dieta y no es nada saludable. Un estudio demuestra que tomar un exceso de carne roja aumenta el riesgo de morir por cáncer o de un infarto.

La carne roja reduce los años de vida

Está cada vez más presente en nuestra dieta y no es tan saludable como pensamos. Un estudio demuestra que tomar un exceso de carne roja aumenta el riesgo de morir por cáncer o de un ataque al corazón.

Desde hace algunos años se han publicado diferentes estudios que ponen de manifiesto que, las personas que toman demasiada carne roja, es decir de cordero, ternera, buey o cerdo, y sus derivados –embutido, salchichas, bacon…- tienen mayor riesgo de sufrir cáncer o un infarto.

La Universidad de Harvard (Estados Unidos) ha realizado una investigación durante más de dos décadas en la que han participado más de 121.000 personas para comprobar los efectos de este tipo de carne en nuestra salud.

Cuidado con las cantidades

Todos los participantes, sin antecedentes de problemas de corazón ni de cáncer, rellenaron un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios y, además, se valoraron otros parámetros relacionados con su estilo de vida.

La principal conclusión a la que se llegó es que el consumo regular de carne roja, especialmente la procesada se relacionó directamente con un mayor riesgo de sufrir una muerte prematura a causa de un cáncer o una enfermedad cardiovascular.

De hecho, consumir cada día una porción de carne del tamaño de una baraja de cartas aumenta un 13% el riesgo de morir y el porcentaje sube hasta el 20% si la carne que se come es procesada.

Además, se comprobó que los hombres y mujeres que tomaban más carne roja eran los que llevaban una vida menos saludable: hacían menos deporte, bebían más alcohol, fumaban y su índice de masa corporal era mayor.

Por el contrario, los que tomaron otro tipo de proteínas más saludables, procedentes del pescado, carne de ave o conejo, tenían menos posibilidades de sufrir estas patologías.

¿Por qué la carne roja es mala?

Este tipo de carne es fuente de proteínas, hierro y vitaminas, pero también tiene grasa poco saludable.

Y, los alimentos procesados, como las salchichas, embutidos, el bacon… Tienen otros ingredientes dañinos como los nitritos, la grasa saturada o la sal. La forma de cocción también tiene mucho que ver, solemos optar por las brasas, lo que favorece la liberación de carcinógenos.

No hay que eliminarla de la dieta, sino restringirla a 2 ó 3 veces por semana. Y en nuestro país no cumplimos esta recomendación ya que este tipo de alimentos se han convertido en un básico diario de nuestra alimentación, dejando de lado la afamada dieta mediterránea.

El único alimento que parece que se libra es el jamón ibérico ya que los expertos aseguran que la grasa de este alimento, la misma que la del aceite de oliva, es beneficiosa para la salud.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS