El plato que absorbe las calorías y otra vajilla comekilos

A lo mejor el motivo por el que no bajas de peso no está en lo que comes, sino en dónde lo comes. No te pierdas todo lo que un plato puede hacer por tu dieta. ¿Lista para servir la mesa con conocimiento de causa?

platos

Lo ha creado el propio gobierno tailandés, preocupado por el exceso de aceite de la comida Tai. Es el Absorbplate, un plato que contiene 500 pequeños agujeros capaces de retener hasta 7 milímetros de aceite. Es decir, te resta 30 calorías a cada comida. A la semana vendría a ser unas 630 calorías, lo que te permitiría -por ejemplo- tomarte una hamburguesa con patatas extra los sábados.

El Absorbplate todavía no está a la venta, pero, mientras llega este esperado día, puedes conocer otros trucos para que los platos normales te ayuden a bajar de peso.

El color del plato y la dieta

Si tienes ganas de algo dulce, sirve un postre light en platos blancos, ya que –según la Universidad de Oxford- engañarás al cerebro y aumentarás la satisfacción por lo que comes. Si quieres saciarte pronto, utiliza platos azules, que es el color supresor natural del apetito.

También tienes que tener en cuenta la cubertería. Los tenedores metálicos harán que te sepa mejor la comida que los de plástico, pero hay más: según un estudio publicado en la revista Journal of Consumer Reseach, para adelgazar es mejor comer con cucharas grandes que con las pequeñas de postre, ya que llevarnos bocados más grandes a la boca implica comer menos.

Si quieres saciarte pronto, utiliza platos azules

La dieta del plato pequeño

platos

Más popular es la denominada “dieta del plato pequeño”, que propone servir la comida en platos para reducir la cantidad y también ¡¡¡para engañar al cerebro!! ¿Cómo se consigue? Según científicos de la Universidad de Utah (EEUU), desde que comemos hasta que nos sentimos saciados lleva un gran lapso de tiempo. Nuestro cerebro tiene que recurrir a estímulos visuales para saber que ya es suficiente: por ejemplo ver la porción que nos llevamos a la boca, cuánto queda en el plato, etc…

Otros trucos que también funcionan son llevar los platos ya servidos a la mesa o no mezclar más de dos tipos de comida en el plato.

Y buenas o malas noticias para los foodies (según se mire)

Ya se habla de la dieta de Instagram y de cómo la fiebre por fotografiar los platos antes de comerlos nos hace adelgazar. Según la Universidad Brigham Young, mirar fotografías de platos de comida hace que disfrutemos menos mientras comemos, “el aburrimiento sensorial hará que aumente nuestra sensación de saciedad”. ¿Será por eso que en numerosos restaurantes ya prohíben fotografiar sus platos?

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS