¿Harta de comer lo de siempre? Descubre estos tres entrantes ligeros

El reto está en no engordar pero seguir comiendo de manera saludable y templar la ansiedad. Así que tenemos una idea, ¡apúntate a la brocheta!

Entrantes ligeros: brochetas
Photo by pan xiaozhen on Unsplash

El reto está en no engordar sin que esto suponga hacer grandes sacrificios, no estamos como para exigirnos más con todo lo que tenemos encima. La clave es no aburrirnos de comer lo de siempre y para ello podemos empezar por confeccionar deliciosas nuevas recetas que nos den un plus a nuestro paladar.

Empezamos por los entrantes para poder evitar abusar de fiambres, aperitivos con conservantes y ultraprocesados. Elegimos aquellos que además de sabrosos nos aporten nutrientes sin que pasemos demasiado tiempo en la cocina o si no es nuestro fuerte.

Las brochetas van a ser tus aliadas. Son un aperitivo ligero y, al sustituirlas por los tradicionales canapés, eliminamos el pan de nuestra tapa. ¿De qué las puedo preparar?

Hay mil combinaciones para preparar unas brochetas ligeras y ricas con las que sorprenderte a ti misma o a tu familia. La clave es no poner límites a tu imaginación y jugar con los elementos que tienes en la nevera. Imaginación al poder.

Podemos presentar casi cualquier alimento en forma de brocheta: carnes, pescados, verduras, frutas, quesos… Solo hay que intercalar los ingredientes con un poco de gracia y quedarán perfectas. Y, si te atreves, mezclar elementos como el dulce y el salado para crear recetas más originales. Pero, si no te atreves a confeccionar, por el momento, tus propias creaciones te dejamos dos recetas irresistibles y facilísimas. 

Brochetas ligeras… ¡Sí puedes!

Lo primero que debemos tener en cuenta para preparar unos entrantes ligeros es utilizar unas brochetas de pequeño tamaño. Así no comeremos más de la cuenta al principio de la comida y no dejaremos de disfrutar de unos aperitivos deliciosos.


Las de frutas sírvelas crudas para disfrutar de todo su sabor y el resto cocínalas a la plancha o al vapor… ¡Nada de grasa en nuestros entrantes!

La pechuga de pollo, combinada con verduras y con algunas especias, es una carne exquisita para hacer brochetas. Al igual que ocurre con los pescados blancos, como el rape, combinados con marisco. Todos ellos son alimentos bajos en grasas y muy sabrosos.  ¿Te apuntas a la brocheta?

Brochetas de mango y cerdo

Brochetas de mango y cerdo
Brochetas de mango y cerdo. Grupo Tello

Ingredientes:

450 g de solomillo de cerdo fresco Tello cortados en dados de 2,5 cm; 2 mangos pelados y cortados en dados de 2,5 cm.

Para la salsa, 3/4 taza de zumo de naranja recién exprimido; 2 cucharadas de azúcar moreno; 1 cucharadita de chile molido; 1/4 cucharadita de sal; 1/4 cucharadita de pimienta negra molida; 1 cucharada de aceite.

Elaboración:

Primero preparamos la salsa mezclando a la vez el zumo de naranja, el azúcar moreno, el chile molido, la sal y la pimienta, removiendo bien todos los ingredientes mientras le añadimos el aceite. Ponemos el solomillo en una bolsa de alimentos hermética y añadimos la salsa, cerrándola bien, para dejar reposar en la nevera unas horas.

Colocamos alternativamente pedazos de solomillo y mango en brochetas metálicas, y untamos cada una con los restos de la salsa. Asamos las brochetas a fuego medio-alto en parrilla o plancha, durante unos cuatro minutos aproximadamente por cada lado.

(Receta de grupo Tello)

Sopa fría del almendras

Sopa fría de almendras tiernas y aceite de oliva con sardinas marinadas y cerezas
Restaurante Marc Fosh, de Palma.

Desde Turismo de Palma nos proponen este entrante que te traslada, inmediatamente, a la maravillosa isla Balear. El chef británico Marc Fosh (en su establecimiento con estrella Michelin de Palma, el Restaurante Marc Fosh) nos propone esta receta veraniega ‘a la mallorquina’. 

Sopa fría de almendras tiernas y aceite de oliva con sardinas marinadas y cerezas

Ingredientes (para 6 personas):

  • 12 filetes de sardinas (limpios y sin espinas) 
  • 200 ml de sal marina
  • 200 ml de azúcar
  • 200 ml de aceite de oliva
  • 12 cerezas frescas cortadas por la mitad

Para la sopa fría de almendras:

  • 250 g de almendras tiernas peladas
  • 2 dientes de ajo pelados
  • 800 ml de leche
  • 150 ml de agua
  • 150 ml de aceite de oliva
  • 2 cucharas de vinagre de Jerez
  • 50 g de pan blanco sin corteza
  • Sal y pimienta

Elaboración:
Sopa fría de almendras:
Colocar las almendras, el pan blanco y los dientes de ajo en un cazo. Cubrirlos con la leche y el agua y cocerlos por un espacio de 30-40 minutos a fuego lento. Triturar las almendras con el agua y la leche. Cuando esté bien triturado montar con el aceite de oliva y sazonar con el vinagre, la sal y la pimienta. A continuación añadir la leche necesaria para que quede con una textura cremosa y que la sopa resultante esté más líquida. Pasar por un colador chino fino y enfriarlo bien en el frigorífico.

Sardinas marinadas:
Mezclar bien la sal y el azúcar. Limpiar las sardinas y quitarles cabeza, vísceras y espinas. Colocar las sardinas en un recipiente y cubrirlas con la sal y el azúcar. Dejar marinar en el frigorífico durante 2 horas. Lavarlas bien en agua fría, cortarlas por la mitad colocarlas en un recipiente con el aceite de oliva en el frigorífico.

Acabado y presentación
Cubrir la base del plato con la sopa fría de almendras y colocar trozos de sardina cortados sobre la base del ajo blanco. Añadir las cerezas cortadas y acompañar con unas gotas de aceite de oliva para terminar.

También te puede interesar:

Continúa leyendo