España se olvida de su dieta mediterránea

Es uno de los grandes atractivos de nuestro país e, incluso, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Desayuno español

Es uno de los grandes atractivos de nuestro país e, incluso, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, sin embargo, parece que los españoles subestimamos los beneficios de la dieta mediterránea.

 

La Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), junto con la Asociación Española de Enfermería de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular (EHRICA), han desarrollado un estudio que revela nuestra poca “fidelidad” hacia la dieta mediterránea y pone de manifiesto que cada vez consumimos más grasas saturadas y azúcares refinados.

 

No debemos olvidar que la dieta mediterránea, al tratarse de una dieta saludable, protege la salud de las enfermedades cardiovasculares, además, de ser buena para la memoria y protegernos de gran parte de las patologías crónicas. Sin embargo, de la escena del plato de cuchara sentados a la mesa estamos pasando a la hamburguesa rápida y los refrescos.

 

El aceite de oliva, en la resistencia

Sin embargo, si hay uno de los componentes básicos de la dieta mediterránea que resiste y que sigue contando con gran popularidad en las cocinas españolas es el aceite de oliva, que continúa siendo un ingrediente básico en la mayoría de nuestros platos.

 

Las verduras y el pescado también son protagonistas en nuestra alimentación, pero la nota negativa la pone el aumento de grasas y azúcares en nuestros hábitos alimenticios.

 

Los expertos advierten de la necesidad de concienciar a los más pequeños de la necesidad de una dieta sana y equilibrada para que la dieta mediterránea, de la que tanto ha “presumido” España durante años, no quede en un simple recuerdo de tiempos mejores.

 

¿Quieres conocer las bases de la dieta mediterránea? No te pierdas nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS