¿Estas pensando en hacerte vegetariana? Sigue estos consejos

La clave es ir paso a paso.

Pexels

Cada vez son más las personas que se preocupan por su alimentación, que son conscientes de los numerosos problemas medioambientales, éticos o de salud que están relacionados con ella y que por ello deciden dejar de consumir productos animales.

Las razones por las cuales una persona puede decidir hacerse vegetariana o  vegana tienen mucho impacto en el estilo de vida y se convierten en los acompañantes durante todo el proceso.

Los beneficios que aporta a tu salud, la compasión por los animales y el deseo de que se termine su sufrimiento, la preocupación por el medioambiente o incluso las creencias religiosas y espirituales son solo algunos motivos legítimos por lo que se puede decidir dejar de comer carne y otros alimentos derivados de los animales.

 

Pexels

Sin embargo, aunque existen muchas razones para hacerse vegetariano, también hay muchas dudas sobre este tipo de alimentación, sobre todo para quienes están empezando. Y es que la transición puede no ser un camino fácil. Por ello, si estás pensando en hacerte  vegetariana o vegana o bien estás dando tus primeros pasos en esta nueva alimentación, te damos algunos consejos para que te resulte más fácil:

Infórmate: es más fácil que una dieta vegetariana tenga carencias de algunos nutrientes, así que te recomendamos que te informes bien -con tu médico, incluso, o con un dietista- para que sepas que puedes comer sin que tu salud se resienta.

Conoce a más gente como tú: Visita webs y no tengas miedo de entrar en algún foro o comunidad de vegetarianos que están en tu misma situación. Al mismo tiempo, te recomendamos que visites restaurantes  vegan-friendly, dónde podrás conocer a más personas que pueden motivarte y verte hacer que has tomado una buena decisión. Además, descubrirás nuevos platos y recetas.

Deja la carne poco a poco: Tu cuerpo debe adaptarse poco a poco al cambio de alimentación. Lo mejor es realizar una transición gradual que no extrañe a tu organismo y a tu gusto. Puedes empezar reduciendo la ingesta de carne una vez a la semana y después ir añadiendo días; o replantear la cantidad de carne en tus platos: ve aumentando poco a poco la cantidad de vegetales, granos, legumbres a la vez que reduces los alimentos de origen animal.

Pexels

Alternativas fáciles: Empieza por los productos más fáciles: cambia la leche de vaca por la leche de soja o de almendras, o el pollo por la soja texturizada, que tiene el mismo sabor. La transición es menos dura si empiezas a dejar las carnes rojas, después las carnes blancas y finalmente, el pescado.

Ten siempre a mano un snack: no dejes que te gane la ansiedad y el hambre emocional. Ten siempre contigo un snack vegetarianos para esos momentos en los que la tentación de comer carne sea fuerte: frutos secos, hummus, frutas, barritas energéticas, chips vegetales… las opciones son muy variadas.

Establece metas: el camino no es fácil, así que establece metas cortas y siéntete orgullosa cada vez que llegues a ellas. Celebra tus logros, y date algún capricho cuando cumplas tu objetivo.  

 

CONTINÚA LEYENDO