¿Cómo consigo mantener una alimentación saludable si no tengo tiempo ni para cocinar?

El orden es importante en muchas facetas de la vida. En la alimentación también. Tener un frigorífico ordenado correctamente puede hacer que comamos menos cantidad y de forma más saludable. Pero, sobretodo, te explicamos de qué debe estar compuesto el frigorífico (y tu lista d ela compra).

Photo by Daria Shevtsova from Pexels

El orden es importante en muchas facetas de la vida. En la alimentación también. Tener un frigorífico ordenado correctamente puede hacer que comamos menos cantidad y de forma más saludable ( y si no que se lo digan A Marie Kondo) porque según explican la disposición de los alimentos en una nevera está directamente relacionada con nuestra dieta. La altura a la que colocamos unos productos u otros influye en las decisiones que tomamos a la hora de abrir el frigorífico y elegir qué vamos a comer. Por lo que, pon a la vista los alimentos más sanos y más ligeros, para que sea lo primero que ves cuando abres el frigorífico. 

Pero, además, para mantener una alimentación saludable es fundamental planificarse, aunque resulte obvio, ¡no lo practicamos casi ninguno! Quizá sea la falta de tiempo o la pereza que destila ir al supermercado pero realmente es cómodo y práctico para ahorrar tiempo, pero eso sí, recuerda que debes ir a hacer la compra sin hambre porque si no acabaras comprando más de lo necesario y, sobretodo, alimentos ultraprocesados que son los que antes entran por los ojos.

Otro factor que debes tener en cuenta es que la tentación es difícil de superar y lo mejor para no caer en ella es no tener cosas que nos tienten.

 

La lista de la compra saludable

John Lambeth


Es importante tener en la despensa alimentos saludables. Principalmente evitar los ultra procesados e industrializados (aprende a diferenciarlos en este vídeo de Carlos Ríos) y, además, ficha la lista de la compra perfecta que nos elaboran la Dra. Mira, de la Clínica Mira+Cueto (Apolonio Morales 13G). Esto es lo que no debe faltar en tu nevera para no caer en la tentación de pedir comida rápida para casa. 

  • Frutas
  • Yogur
  • Queso blanco
  •  Huevos
  • Verduras pre lavadas (tomates cherries, zanahorias babies, bolsas de lechugas, etc)
  • Frutos secos sin sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Arroz integral, pasta,  quinoa
  • Verduras ultracongeladas (son super practicas de preparar y no pierden nutrientes) – espinacas, menestras de verduras, alcachofas, etc
  • Pescados ultracongelados (atún, salmón, rape...)

¿Puedo comer saludable si tengo mucha prisa y no tengo tiempo?

La Dra. Mira, de la Clínica Mira+Cueto (Apolonio Morales 13G) nos asesora en esta cuestión tan común entre los trabajadores de nuestro tiempo. Sin tiempo para comer en casa ni para elaborar grandes recetas... la comida rápida o el vending se convierte en el comodín de cada día, sin darnos cuentas de que día a día estamos dañando nuestra salud.

No explica que para casos en los que las personas no tienen tiempo "lo fundamental es planearse con antelación y usar los momentos libres, como los fines de semana, para hacer la compra y pensar/preparar lo que vamos a comer a lo largo de la semana".

¿Por qué? Porque, tal y como explica la Doctor Mira "así evitamos los momentos en que no tenemos nada para comer y cedemos a tentaciones".

Y para ayudarnos un poquito más nos da una lista de varios trucos que pueden ser de utilidad:

  1. Preparar la lista del mercado antes de ir
  2. tener snacks saludables en la despensa
  3. Llevar siempre consigo una  fruta en el bolso o mochila
  4. Si comes fuera elegir platos más ligeros y sanos
  5. La opción de tener un robot de cocina también puede ser interesante si quieres llevar una alimentación saludable y tienes prisa. Así puedes dejar preparada las comidas para llevártela al trabajo o que esté lista cuando llegues a casa y puedas cenar de manera saludable.

 

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo