Intolerancia al gluten: ¿en realidad la padeces?

Muchas celebs hacen apología de la comida sin gluten a pesar de no ser celiacos. Sin embargo, la intolerancia al gluten es mucho más seria de lo que parece. Y es más: una de cada 100 personas ni siquiera sabe que la sufre.

Intolerancia al gluten: ¿en realidad la padeces?

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales de consumo habitual como el trigo, la cebada, el centeno y la espelta, combinada con el almidón. El gluten se utiliza sobre todo en repostería, por su poder espesante y porque aporta elasticidad a la masa de la harina, así como consistencia y esponjosidad a panes y masas. Pero también está en alimentos como los cereales, el surimi, las salsas, productos congelados rebozados, frutos secos tostados, preparado de carne, jamón cocido y en muchos productos que llevan potenciadores de sabor, colorantes y aromas… ¡Incluso los medicamentos pueden contener gluten!

¿Difícil escapar del gluten? Sí, porque además de todos los alimentos que lo llevan tienes que tener en cuenta lo que se denomina “la contaminación cruzada”. No hay que guardar los alimentos en el mismo envase, ni cocinarlos en los mismos utensilios… además es conveniente lavarse las manos después de tocar un alimento con gluten.

¡Incluso los medicamentos pueden contener gluten!

gluten

Los celiacos tienen una intolerancia permanente al gluten: si lo consumen, su intestino delgado se inflama y no absorben bien las vitaminas y los minerales que el organismo necesita. Puede provocar retrasos en el crecimiento, carencias nutricionales, anemia, diabetes, calambres, fatiga, daños en la piel y, en casos graves, incluso la muerte.

La intolerancia al gluten puede aparecer a lo largo de la vida. No se hereda, pero sí se puede tener predisposición genética. Los síntomas más comunes son diarrea, náuseas, vómitos, pérdida de peso, pérdida de apetito, retraso del crecimiento, pérdida de masa muscular, anemia, dolores abdominales… también afecta al carácter y pueden provocar apatía, irritabilidad, tristeza…

Para saber si un alimento es de verdad libre de gluten tienes que fijarte en la etiqueta. Deberá llevar el símbolo de la espiga barrada. En otros países también se usa la fórmula del gluten free o las siglas gf.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS