¿Quieres una piel hidratada, joven y sin arrugas? Estos son los tips de alimentación que deberías seguir

¿Quieres saber cómo influye lo que comes en cómo luce tu piel?

La importancia de la alimentación para el buen aspecto de tu piel
Imaxtree

Es evidente: somos lo que comemos, y nuestra piel es el espejo de los alimentos presentes en nuestro día a día, así que, ¡selecciónalos muy bien! El estado de nuestra piel depende en grandísima medida de nuestra alimentación, de ahí que aspectos del cuidado personal, como la nutricosmética, estén cobrando más y más importancia cada día que pasa. 

La mayoría de nosotros hemos sufrido o conocemos el caso de alguien que por una intolerancia alimentaria manifiesta síntomas cutáneos como erupciones, rojeces, picor... Esto demuestra que la piel es capaz de mostrar síntomas derivados de aquello que ingerimos

Por este motivo, a la hora de tratar un problema en la piel o de querer mantenerla en buen estado, no nos limitaremos a productos y tratamientos cosméticos: iremos más allá y estudiaremos muy bien qué tipo de alimentos nos convienen y cuáles debemos evitar. Por ejemplo, de sobra es conocido que aquellas personas con acné deberían restringir en su dieta aquellos alimentos grasos, como el embutido o el chocolate con leche. 

Incluso algunos pioneros, como el Doctor Perricone, han elaborado dietas para tener una piel bonita que se basan en potenciar el consumo de alimentos antioxidantes y antiinflamatorios y en restringir el de aquellos que oxidan y son pro-inflamatorios. Entre los primeros se encuentran los frutos rojos, los tomates y las espinacas (antioxidantes que contienen vitamina C), y el salmón y los frutos secos (antiinflamatorios por su contenido en Omega 3).

Entre aquellos que deberíamos evitar se encuentran aquellos que contienen azúcares, ya que deterioran el colágeno restándole flexibilidad a la piel. En este grupo también se engloban el plátano, el arroz o la miel. 

Los expertos

Los expertos farmacéuticos de 5punto5 Skinlab nos aportan toda su experiencia y saber hacer y nos ayudan con sus consejos más efectivos. Porque como nos explican "la piel es el órgano más grande del organismo y nos preocupa, entre otras cosas, porque es nuestra primera carta de presentación". Por ello "no podemos olvidar la importancia de lo que comemos para conseguir una piel más sana y bella. La sinergia mejorará, sin duda, el equilibrio de nuestra piel".

Estos son los consejos mediante los cuales descubriremos cómo, a través de la alimentación, podemos cuidar la piel por dentro y aportar un mayor potencial a nuestra piel:

 Alimentos ricos en antioxidantes: Tomar diariamente alimentos ricos en antioxidantes que están presentes fundamentalmente en:

  1. Frutas y verduras. "Elige las de temporada, combinando colores. La sinergia de distintos mecanismos antioxidantes, sin duda, es un plus para conseguir mayores beneficios para tu piel".
  2. Especies y condimentos. "Pimentón, romero, orégano, canela, cúrcuma, pimienta negra, clavos, ajo, jengibre… tienen también alto poder antioxidante. En verano, es muy fácil utilizarlos en ensaladas, verduras… El uso de especies y condimentos pueden ayudar a minimizar el uso de la sal".
  3. "Cuando vayas a exponerte al sol, si además de una protección solar adecuada consumes alimentos ricos en antioxidantes (tomate, naranja, zanahorias, remolacha, espinacas, aguacate, kiwi…), ayudas a la piel desde el interior y tu protección será más efectiva".

 Alimentos ricos en ácidos grasos omega 3: "Consumir con frecuencia alimentos ricos en ácidos grasos omega 3. ¿Dónde los encuentras? En pescados grasos, semillas de lino, semillas de chía, canónigos… De los pescados grasos, evita aquellos que por su tamaño, pueden haber acumulado metales pesados en su organismo. Mejor los pequeños: sardinas, caballa, boquerones… ".

Alimentos no refinados: "el aporte en  fibra será mayor. La fibra tiene importantes propiedades como: reducir el tiempo de tránsito intestinal, es fermentable por la microflora del colon, reduce el nivel de colesterol total en sangre y/o el nivel de colesterol LDL, reduce la glucosa y/o los niveles de insulina después de una comida".

Evitar los picos de insulina: "Para ello consume mejor verdura y fruta entera que purés y compotas. Acompañar las legumbres y cereales con verdura; la absorción de legumbres y cereales será más lenta. Y, por último, evitar los zumos y bebidas azucaradas industriales".

"Disminuir los alimentos procesados, ya que son ricos en azúcares añadidos".

Hidratarse para tener la piel más jugosa. "Antes, durante y después de tomar el sol. Recuerda que en verano la hidratación es muy importante, así como el uso de productos que te aporten antioxidantes".

"En verano, aprovecha aquellos alimentos y “recetas” en que no se necesitan elaboración culinaria, como ensaladas, gazpachos… Recuerda que todo tratamiento culinario que suponga un aumento de temperatura, lleva consigo un cambio en las características de los alimentos".

"Alcohol, mejor evitarlo y si no, consúmelo de forma “muy” moderada".

"En la piel, mucosas e intestino viven diversas especies de microorganismos (billones) que favorecen nuestra salud; podríamos decir que nos cuidan “por dentro y por fuera”. De ahí la importancia del consumo de alimentos probióticos y prebióticos, ya que refuerzan nuestra microbiota".

 

Continúa leyendo