Conoce la realidad de los alimentos light

Si eres de las que no toma nada que no lleve en su etiqueta los términos light o bajo en grasa, tienes que leer este artículo.

La verdad de los alimentos light

Light, bajo en grasa, 0%, ... Son términos que encontramos por todas partes y que copan los etiquetados de los alimentos del supermercado y los anuncios de los medios. ¿Y qué significa realmente esta denominación? Pues son productos similares a los originales –o no ligeros, como también se les conoce- pero que contienen un treinta por ciento menos de alguno de sus nutrientes, sobre todos de aquellos asociados con un valor negativo, como son las calorías y la materia grasa.

Pero no todo lo que lleva esta denominación es realmente lo que nos promete. Y es que la falta de normativa y control sobre este tema hace que estos alimentos no cumplan en muchas ocasiones con las características requeridas en un producto light. Es normal encontrar en el supermercado productos catalogados como tal pero que realmente contienen un aporte calórico similar a los no ligeros. Por ejemplo, desde la OCU señalan que la denominación Bajo en calorías solo debe utilizarse en productos que no posean más de cuarenta kilocalorías cada cien gramos si es un sólido, o de veinte kilocalorías cada cien mililitros en líquidos, algo que no se cumple. Igual sucede con Sin calorías, que solo pueden llevar los productos con menos de cuatro kilocalorías cada cien gramos según la organización.

Incluso aquellos que se anuncian como sin azúcar son engañosos algunas veces, ya que están elaborados con edulcorantes que pueden poseer el mismo efecto en nuestro organismo que el producto que se quiere evitar consumir. Además, en muchos de estos alimentos bajos en grasa han sustituido dicha materia por químicos extraídos de proteínas e hidratos de carbono.

También es cierto que la publicidad nos puede hacer recibir mensajes equivocados sobre los ‘poderes’ de estos productos. Y es que hay gente que interpreta que los productos light no solo no engordan, sino que además ayudan a adelgazar, por lo que incrementan su consumo –en ocasiones de forma alarmante- y acaban subiendo de peso. Por ejemplo, si no consumes chocolate habitualmente, pero terminas comiendo a diario un chocolate etiquetado como light siguiendo esta errónea creencia, tu cuerpo engordará pasado un tiempo.

Todo esto no quiere decir que debes eliminar por completo los alimentos light de tu dieta, sino que debes ser consciente de que no todo lo que estás comprando como tal cumple con esta etiqueta. Incluir en tu alimentación productos que realmente tengan un menor contenido en grasa o calorías que sus similares ayudarán a tu salud y evitarán problemas en tu organismo. Y a ellos sí les debes dar tu aprobación.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS