Las bebidas azucaradas no serán ‘peligrosas para la salud’ en California

Al final estos productos no se etiquetaran con la ‘Advertencia de Seguridad’ en el estado, tal y como pedía la propuesta del senador Monning.

Las bebidas azucaradas no serán ‘peligrosas para la salud’ en California

California no ha aprobado la ley que pretendía que todas las bebidas azucaradas (zumos, refrescos y energéticas) superiores a setenta y cinco calorías fueran etiquetadas y clasificadas con la frase ‘Advertencia de Seguridad del Estado de California’.

Según los defensores de la propuesta, presentada por Bill Monning en febrero, estas bebidas contribuyen a que aumenten los casos de obesidad, diabetes y caries dentales, por lo que es necesario concienciar a la población sobre su consumo dentro de un estilo de vida saludable. Para ellos, la advertencia de las etiquetas era una buena manera de comenzar con la labor educacional.

Si se hubiera aprobado la ley, en California estas bebidas hubieran tenido la misma clasificación que tienen otros productos como el alcohol y el tabaco. Los detractores de la propuesta han argumentado que es injusta, ya que deja fuera una gran cantidad de alimentos con una carga calórica y porcentaje de azúcares superior al de estas.

El senador Bill Monning ha asegurado que a pesar de la derrota, seguirá luchando para que se etiqueten estos productos. Su misión más importante, ahora mismo, es cambiar los hábitos de salud de la población.

Balance Energético

En nuestro país Gregorio Varela-Moreiras, Presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), afirmó hace unos días que lo necesario para un estilo de vida saludable es conocer el concepto de balance energético, que es la diferencia entre la energía que nos aportan los alimentos y la que gastamos con la actividad diaria. El problema viene cuando este balance es positivo, ingerimos más de la que consumimos, y se fomenta el riesgo de obesidad.

Según este concepto, podemos consumir de todo en nuestra dieta siempre que tengamos en cuenta lo ingerido y lo consumido, buscando el equilibrio en ambos. Y es que el peligro no radica en el alimento, sino en la forma de tomarlo.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS