¿Llegará el impuesto de los refrescos?

Después de la polémica desatada hace algún tiempo con la famosa “tasa grasa”,  se plantea la posibilidad de gravar los refrescos con un impuesto.

¿Llegará el impuesto de los refrescos?

Después de la polémica desatada hace algún tiempo con la famosa “tasa grasa”,  se plantea la posibilidad de gravar los refrescos con un impuesto. El objetivo: luchar contra la obesidad.

 

El azúcar es, junto a las grasas trans, el caballo de batalla de los que luchan contra la obesidad. La cantidad de azúcar que se consume cada día es abusiva y lo peor es que en la mayor parte de los casos no somos conscientes que lo estamos tomando.

 

Algunos alimentos que consumimos habitualmente llevan grandes cantidades de azúcares añadidos: zumos envasados, pan, cereales y… refrescos.

 

A comienzos de año la Real Academia de Médicos de Reino Unido planteó implantar un impuesto de un 20% a las bebidas azucaradas. Según los expertos esto reduciría de forma importante el consumo de este tipo de bebidas a favor de otras mucho más saludables. Los productores de estas bebidas se les echaron encima.

 

Ahora un estudio publicado en la revista “British Medical Journal” confirma este argumento con datos. Investigadores de la Universidad de Oxford estiman que un incremento del precio de estas bebidas de un 20% supondría un reducción de 1,3% de las cifras de obsesidad y un 0,9% las de sobrepeso. Esta medida impactaría especialmente en la población menor de 30 años, que son los que más refrescos consumen en Reino Unido.

¿Será efectivo?

Diferentes investigadores y expertos británicos están convencidos de que una medida drástica de este tipo tendrá consecuencias muy positivas en la lucha contra la obesidad.

 

Pero aseguran que tiene que ser una medida contundente, que incremente el precio al menos un 20% ya que en otros países como Francia, que han tomado medidas similares, siempre han establecido tasas menores del 10% y no han tenido ningún impacto en las cifras de obesidad.

 

La polémica vuelve a estar servida. Lo que sí está claro es que los diferentes gobiernos muestran su preocupación por el consumo excesivo de este tipo de bebidas y los expertos están convencidos de que hay que cambiar de hábitos a la hora de comer. ¿Qué opinas tú?

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS