Los zumos a examen

La polémica está servida, en vaso de zumo y con grumos. Pocas cosas hay tan sanas y naturales como un zumo recién exprimido…o eso creíamos.

zumos

La polémica está servida, en vaso de zumo y con grumos. Pocas cosas hay tan sanas y naturales como un zumo recién exprimido…o eso creíamos. Recientes estudios de la Universidad de Valencia, arrojan sombras sobre la calidad y salubridad de los zumos de naranja naturales de los establecimientos hosteleros.

 

En concreto, el grupo de científicos que ha desarrollado esta investigación, ha analizado 190 lotes de naranja exprimida, y ha detectado que el 43% de las muestras presentaban una cantidad de enterobacterias mayor de lo permitido por la legislación. Otro dato a destacar es la presencia de ciertas especies de “salmonela” en algunos de ellos.

 

Los investigadores también han señalado como perjudicial para la calidad de los zumos naturales, almacenarlos, una vez exprimidos, en jarras metálicas, práctica muy extendida en bares y cafeterías, que elaboran gran cantidad de zumos a primera hora de la mañana para tenerlos disponibles a lo largo del día. El metal de esas jarras contribuye a la aparición de microbios.

 

Para evitar esta contaminación en los zumos de frutas, se recomienda una correcta limpieza, tanto de las máquinas exprimidoras, como de los recipientes donde se almacenan los líquidos.

Etiquetas y envasado

Si pensábamos que los zumos envasados iban a salir “airosos” de la polémica, nos equivocábamos. Un informe del eurodiputado socialista, Andrés Perelló, ha puesto en entredicho el etiquetado de los zumos, defendiendo la necesidad de establecer etiquetas sin ambigüedad, en las que se diferencie claramente entre exprimidos, concentrados y néctares.

 

Estos argumentos han llegado hasta el peno del Parlamento Europeo, que ha aprobado modificar la norma europea que regula el etiquetado de los zumos. La medida está a la espera de una ratificación formal y, una vez entre en vigor, los países tendrán un año y medio para adaptarlo a sus propias legislaciones.

 

La diferencia básica que se reclama en el nuevo etiquetado es, que los zumos de fruta, a diferencia de los néctares (producidos con purés de fruta y agua), no podrán contener azúcares añadidos ni edulcorantes. Además, los productos compuestos por mezcla de tres o más frutas, tendrán que especificar, en su etiqueta, que se trata de una “mezcla de zumos”.

 

El zumo es un alimento muy eficaz en una dieta sana y equilibrada, siempre y cuando, la calidad y el buen hacer hayan sido protagonistas en su elaboración.

 

 

Etiquetas: zumos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS