Menú de emociones (VII)

7. ¿La rabia despierta el apetito? «La necesidad de descargar emociones agresivas y no saber cómo hacerlo puede conducir a devorar alimentos. Es una forma de tragarse la rabia [...]. La comida funciona como un elemento mágico que aplaca momentáneamente los afectos que no se pueden controlar», señala en su libro Isabel Menéndez.

 

7. ¿La rabia despierta el apetito?

 

«La necesidad de descargar emociones agresivas y no saber cómo hacerlo puede conducir a devorar alimentos. Es una forma de tragarse la rabia [...]. La comida funciona como un elemento mágico que aplaca momentáneamente los afectos que no se pueden controlar», señala en su libro Isabel Menéndez.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS